Público
Público

Los ministros de la cumbre climática reanudan los contactos en Copenhague

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Los ministros de 192 países reanudaron hoy en Copenhague los contactos en la Cumbre del Cambio Climático, tras un día de desencuentros entre representantes de los países ricos y en desarrollo para forjar un acuerdo que regule las emisiones de gases de efecto invernadero.

Según el programa oficial, esta tarde se reanudará la sesión plenaria para dar paso a la ceremonia de alto nivel de la conferencia, en la que participará el secretario general de las Naciones Unidas, Ban Ki-Moon.

Los distintos grupos de trabajo negociaron durante la pasada noche para tratar de acercar posiciones sobre la reducción de las emisiones hasta el años 2050 y las fórmulas de financiación a los países pobres para mitigar los efectos del cambio climático.

Tras un día de infarto ayer, con un claro enfrentamiento entre el mundo desarrollado y en desarrollo, la presidenta de la cumbre, Connie Hedegaard, ha formado varios grupos de trabajo con miembros de ambos grupos para intentar conciliar posturas.

A Ghana y el Reino Unido, por ejemplo, les fue asignado estudiar la financiación para mitigar las consecuencias del calentamiento global, mientras España y Granada debían analizar los objetivos concretos de reducción de emisiones hasta el año 2020.

Una portavoz del grupo G77 de no alineados se lamentaba anoche de que los integrantes de unas 140 naciones hubieran sido descartados de una cena a la que asistieron ministros de unos cincuenta países, adscritos al mundo desarrollado.

Ha quedado patente que la sensibilidad está a flor de piel en estos complejos debates, que se desarrollan del 7 al 18 de diciembre y que deberían concluir con la firma de un documento legalmente vinculante.

Antonio Hill, portavoz del grupo ambientalista Oxfam Internacional, dijo a Efe que si hasta mañana no hay un acuerdo de principios con un borrador definido, será muy difícil que la conferencia concluya con éxito.

Fuentes de la delegación danesa también se lamentaron de que las negociaciones para un acuerdo tangible están muy lejos del punto que deberían haber alcanzado a sólo cuatro días de que concluya la mayor cumbre jamás celebrada sobre el cambio climático.