Público
Público

Moncloa planea el debate de la nación como revulsivo

Gobierno y PSOE se inclinan por hacerlo a comienzos de mayo

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Las elecciones al Parlamento europeo del 7 de junio se han convertido en un Rubicón para muchos epígrafes de la agenda política. Descartado prácticamente que antes se produzca una remodelación ministerial, el Gobierno planea utilizar el debate sobre el estado de la nación como revulsivo.

Aunque José Luis Rodríguez Zapatero todavía no ha tomado una decisión al respecto, la mayoría del Gobierno y de la dirección del PSOE se inclinan por que el debate se haga antes de la próxima cita electoral, según diversos interlocutores consultados por Público.

La previsión inicial era esperar a que hubiera tenido lugar la mencionada convocatoria para cerrar el curso político con el debate parlamentario de balance anual, a finales del mes de junio o comienzos de julio.

Pero los resultados electorales del 1 de marzo, con el PP crecido por la recuperación del Gobierno de Galicia y la debilidad parlamentaria del Ejecutivo acentuada por el alejamiento del PNV, aconsejan cambiar el paso, según las fuentes consultadas. Así, las fechas que se manejan como más idóneas para convocar este debate son las del 5 al 7 de mayo, un mes antes de la cita electoral. De esta forma, el debate sería, en la práctica, el primer acto de la precampaña de los comicios europeos.

Una derrota en estas elecciones, acumulada a la sufrida en Galicia, situaría a Zapatero en una posición difícil para afrontar el primer debate sobre política general de la legislatura que comenzó en 2008. Sin embargo, según las fuentes consultadas, su celebración antes de los comicios europeos contribuiría a que el PSOE recuperase el fuelle político, toda vez que, a juicio de sus dirigentes, el presidente del Gobierno se ha impuesto al líder de la oposición en la práctica totalidad de sus confrontaciones parlamentarias.

Además, el Gobierno tiene pergeñado un nuevo paquete de medidas económicas que el presidente podría presentar en el debate de la nación. Retrasar hasta finales de junio o comienzos de julio esas medidas se considera una demora excesiva dada la situación económica.

El 2 de abril se celebrará en Londres una cumbre del G-20 a cuyas conclusiones otorga gran importancia Zapatero, ya que han de servir de pauta para las medidas de ámbito nacional. A finales de ese mismo mes, el día 26, se reunirá el Fondo Monetario Internacional.