Público
Público

El Museo Sorolla ve cumplida su anhelada ampliación, después de cuarenta años

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Han tenido que pasar casi cuarenta años para que el Museo Sorolla vea cumplida su necesaria ampliación, que se hará realidad tras la compra el pasado miércoles del local adjunto a la Casa-Museo del pintor.

Además de este local, situado en la madrileña calle Zurbano 68 y que constituye "el espacio natural de crecimiento del museo", en opinión de la directora de la institución, María Luisa Menéndez, se han adquirido dos pisos en los que se instalarán oficinas y otras dependencias del museo.

"El espacio del que dispone la institución en la actualidad es exactamente el mismo que cuando se abrió el museo en el año 1932, ya que es el de la vivienda donde Sorolla vivía con su familia", ha comentado durante una entrevista con Efe la directora.

"Los museos tienen hoy unas necesidades mucho mas amplias y más servicios y todo ello ha habido que irlo resolviendo en el propio espacio de la casa, lo cual imposibilitaba dar al Museo Sorolla y a la propia figura de Sorolla la proyección adecuada que debe de tener tanto a nivel nacional como internacional", según Menéndez.

El núcleo esencial de la colección seguirá exhibiéndose en la Casa-Museo, así como el resto de las colecciones que se mostrarán en su sitio, donde el propio Sorolla los tenía.

La ampliación, que supondrá contar con una superficie de 1.900 metros cuadrados más, permitirá incorporar nuevos servicios que ahora no se pueden dar y aliviar a su vez la casa de unas servidumbres que lleva inherentes el ser una institución pública.

"Lo que está claro es que el museo va a salir ganando porque va a quedar aliviado e indudablemente se podrá incorporar algún espacio expositivo más en la propia casa pero eso hay que verlo y estudiarlo", ha señalado María Luisa Menéndez.

Además de la posibilidad de incorporar nuevas salas para mostrar la colección permanente, "hay mucho guardado", otro de los objetivos es poder contar con una sala de exposiciones temporales.

En la actualidad cuando se organiza una muestra temporal hay que desmontar alguna de las salas de la permanente, como ha ocurrido con la exposición "Sorolla & Velázquez. Diálogos" que abrirá sus puertas al público el próximo día 30.

La directora de la institución se ha mostrado muy satisfecha de que el Ministerio de Cultura se haya sensibilizado con una necesidad que va a quedar perfectamente solucionada con esta adquisición, anunciada ayer por la ministra Ángeles González Sinde, pero planteada ya en los años 70.

"Entonces no fue posible y el proyecto quedó dormido hasta hace diez o doce años que lo retomamos desde el Museo y, afortunadamente, ha cristalizado en esta operación de la que estamos muy orgullosos por el beneficio que va a suponer para todos".

María Luisa Menéndez ha recordado que el museo prestó quince importantes obras para la exposición que el Prado dedicó a Joaquín Sorolla y que fue visitada por 450.000 personas.

Un artista que pasa por el Prado "sale fortalecido. Sorolla es un artista magnífico y lo único que había que hacer es fijarse un poco más en él. La exposición del Prado ha permitido sin duda que se fije más la mirada nacional e internacional en él".

No obstante, la apuesta permanente por Sorolla la hace el museo, que nació por deseo del propio artista y que recibe anualmente más de cien mil visitantes "lo que le hace ser uno de los más visitados en este formato de casa-museo".

En cuanto a la remodelación organizativa, Menéndez ha considerado que es evidente que necesita una actualización ya que "todo el desafío que tenemos delante lo va a pedir", y ha afirmado que la ampliación es un revulsivo muy grande: "Va a haber un antes y un después en el museo. Es un reto muy interesante que va a tener buenos resultados ya que con Sorolla nunca se falla".

Mila Trenas