Público
Público

Nace la 'Moody's' española para calificar la deuda de empresas españolas

Nace la primera agencia española de rating que en un principio se centrará en las empresas españolas, pero no descarta dar el salto al rating soberano

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

En este tiempo de recesión y crisis, crisis que afecta sobre todo a la deuda soberana, las agencias de rating (o de calificación) sufren un cierto desprestigio: más de un país ha montado en cólera contra ellas cuando han valorado su deuda, y no es menos cierto que ha habido conflicto de intereses, errores en las calificaciones y malas prácticas.

Nada de eso ha frenado a la empresa Axesor, la primer agencia de rating española, que este martes se presentó ante los medios después de obtener el lunes la homologación de la Autoridad Europea de Seguridad y Mercados (ESMA en inglés). 

Demetrio Martínez, el presidente de la firma, destacó las ventajas que para la economía española supone tener una agencia de calificación: 'Ofrece una alternativa. Amplia la capacidad de financiación de las empresas medianas para acceder a la financiación y les permite expandirse, además de tener más transparencia para los inversores'. 

La firma, especializada en servicios de información y gestión de riesgo crediticio, en principio emitirá calificaciones para empresas bajo la modalidad investor-pay: el rating no corre a cargo de las compañías evaluadas, sino del potencial inversor o de la entidades interesadas en conocer su solvencia. La agencia no nace para competir con las tres grandes firmas de calificación —Standar and Poor's, Fitch y Moody's—, ni para calificar rating soberano. 'No podemos competir frontalmente con ellas. Eso será a medio y largo plazo y en el ámbito europeo', detalló Martínez. 

En ese plazo se trata de ganar credibilidad a la hora de emitir calificaciones, que es la base de este negocio. 'En España somos creíbles. Tenemos que hacer las cosas de manera eficiente y tener credibilidad. Este es un paso necesario que dará el tiempo', concedió Martínez.

Crear un mercado alternativo de renta fija es una buena opción para que las empresas encuentren nuevas vías de financiación

Porque en los planes de los directivos de Axesor está el ir despacio. No hay otro remedio en un mercado, donde el oligopolio estadounidense deja poco espacio a los demás. De momento Axesor, por iniciativa propia, ya ha elaborado el rating de una cuantas empresas españolas a partir de información de acceso público para empezar a trabajar.

Pero la pregunta es: ¿hay mercado en España para un proyecto así? En Axesor creen que sí. En España hay menos crédito y más caro. Las empresas españolas tienen un coste de endeudamiento un 4% al de las empresas alemanas, por lo que la posibilidad de emitir deuda es muy atractiva. Así lo explica Santiago Martín, director general de Axesor: 'El crédito a las empresas ha caído un 8% desde 2008. Como aquí el 98% de la financiación se hace a través de los bancos, ahora en España las empresas, sobre todo las medianas, están obligadas a autofinanciarse. Ha caído el crédito pero las empresas siguen inviertiendo porque están ampliando los fondos propios gracias a la aportación de los accionistas. Pero esa aportación tiene una capacidad limitada. Y hay que buscar nuevas fuentes de financiación'. 

Esa nuevas fuentes de financiación vendrán de inversores interesados en invertir en la deuda que emitan esas empresas. Despertar el apetito de esos inverosres es 'factible', según Martínez: 'Los fondos de pensiones y las aseguradoras dan una rentabilidad del 3% o el 4%. En estas emisiones de deuda el interés puede llegar al 7-8%. Es una buena alternativa a cinco años'. 

Para canalizar esa emisión de deuda habría que fomentar el Mercado Alternativo Bursátil y crear un mercado alternativo de renta fija. En este caso el referente es Alemania. 'En 2010 Alemania ya estaba siendo afectada por el menor flujo de crédito bancario, y ha sido el impulso de este tipo de iniciativas lo que le ha permitido salvaguardar mejor el endurecimiento de la crisis económica', explica Martín.

En España, según los cálculos de Axesor, 'hay 779 empresas cuya dimensión y reducido nivel de riesgo les permitirían acceder a esta opción de financiación, suponiendo una significativa aportación indirecta a la economía del país'. De momento en Axesor reconocen que no hay fecha de lanzamiento de ese mercado de deuda corporativa, pero confían en que el Gobierno lo autorice pronto.

Los primeros pasos de la agencia de rating española serán cautos y precisos: primero las empresas españolas de tamaño medio, más adelante el rating soberano. Pero como es muy difícil competir con las tres grandes agencias de calificación, esa deberá hacerse en el marco de una agencia de rating europea, algo deseable para los directivos de Axesor. 'En Europa se puede hacer frente a las tres grandes  [Standar and Poor's, Fitch y Moody's]. Es posible que en Europa se exijan dos calificaciones de la deuda soberana. Y la segunda tendría que venir de una empresa pequeña. Eso se permitirá entrar en el mercado', concluyó Martínez.