Público
Público

Obama y Biden dejan claro su reparto de papeles en su primer acto conjunto

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

El primer mitin conjunto de la pareja electoral demócrata sirvió hoy para dejar claro que Barack Obama mantendrá en la campaña un tono sereno y positivo, en tanto que Joseph Biden utilizará su verbo ácido para criticar con dureza a los republicanos.

Tan sólo doce horas después de desvelar el nombre de su compañero de papeleta, Obama hizo su presentación oficial en un mitin en Springfield (Illinois), el mismo lugar donde anunció sus aspiraciones presidenciales hace 19 meses.

Biden, un veterano curtido a lo largo de seis mandatos en el Senado, salió al escenario con ganas de cargar contra el candidato republicano, John McCain, otro senador con experiencia con el que ha compartido años de trabajo en el Congreso.

Para ello, aprovechó el desliz que tuvo McCain esta misma semana cuando, tras una pregunta de un periodista, no supo contestar cuántas casas poseía.

"Mientras millones de familias no saben si podrán poner comida esta noche en la mesa de sus cocinas, McCain no sabría en cuál de las siete cocinas tendría que ponerla", dijo Biden, entre risas del público.

McCain, un ex prisionero de la guerra de Vietnam, ha hecho de su carrera militar uno de los pilares en los que sustenta su experiencia para llegar a la Casa Blanca.

Pero el aspirante a la vicepresidencia también atacó esa faceta de McCain, al afirmar que "este país no necesita un héroe de guerra, necesita a un líder sabio".

"Lo conozco desde hace 35 años y, aunque lo considero mi amigo, puedo decir que no puede cambiar a este país cuando ha respaldado con su voto el 95 por ciento de las iniciativas del Gobierno de George W. Bush", apuntó el senador por Delaware.

Obama, en su intervención, coincidió con Biden en criticar la línea continuista que pretende llevar a cabo el candidato republicano, pero en lugar de descalificarlo prefirió hacer hincapié en las ilusionantes posibilidades de cambio que tiene el país y en cómo le ayudará a hacerlas realidad su compañero de papeleta.

"Joe Biden me ayudará a cambiar la política que se está haciendo ahora mismo en Washington", apuntó el candidato afroamericano.

Ésta es la primera, y quizás la última ocasión, en que Obama introduce en un acto al aspirante a la vicepresidencia, dado que tradicionalmente es el candidato a la presidencia el último en hablar.

Curtido ya en esta larga campaña electoral, Obama ofreció un discurso directo y relajado.

Biden, por contra, dejó entrever alguno de los tics que caracterizan las intervenciones en el Senado, donde la improvisación es casi nula.

Así, pronunció un discurso algo extenso y a veces enrevesado, y tuvo problemas para leer en el 'prompter' electrónico, por lo que prefirió recurrir a sus notas en el papel.

El acto de campaña de hoy tuvo un marcado carácter local, pues se celebró en un austero escenario en una céntrica plaza, lejos de los vistosos escenarios que acogerán a Obama y Biden a partir del lunes en la Convención Demócrata de Denver.

No pudo faltar el carácter familiar que en EE.UU. rodea a este tipo de actos y los dos candidatos estuvieron acompañados de sus esposas, Michelle Obama y Jill Biden, quienes no dudaron en acercarse a los congregados para firmar autógrafos.

Michelle, que mide un metro ochenta, dejó en casa los tacones que viste habitualmente y calzó zapatos planos, en un intento de no desmerecer la más modesta estatura de la esposa de Biden.

Los cuatro posaron juntos al final del mitin, en una fotografía que se repetirá de manera constante en los tres meses que quedan de campaña.

Una campaña en la que habrá de todo pero, si se cumplen los pronósticos, también habrá tarascadas de Biden y, quizás, hasta equivocaciones.