Público
Público

El padre del niño enfermo cede a la eutanasia

Los médicos siempre han apoyado retirar la respiración artificial al niño de un año de edad

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Un padre, que había estado luchando para evitar que su hijo gravemente enfermo fuese desconectado, ha retirado su oposición a una maniobra que había sido respaldada por doctores y la madre del bebe .

Se trata de un caso muy delicado, en el cual un juez enfrentaba la difícil tarea de decidir si el bebe RB -así se le conoce por razones legales para proteger su identidad- de un año y con discapacidad crónica debiese continuar viviendo o morir, tras el retiro de respiradores artificiales.

La madre y las autoridades del hospital habían intentado conseguir una orden de la corte que permitiera una muerte digna para RB en vez de continuar una existencia que los doctores calificaron como 'miserable y lamentable'.

Testigos médicos expertos lo describen como una persona que tiene un cerebro normal encerrado en un cuerpo inmóvil y 'no comunicativo'.

Su padre inicialmente se opuso a la solicitud, argumentando que su hijo mostraba signos de movimiento voluntario cuando le mostraban juguetes y debiera tener la posibilidad de vivir, a pesar de tener una discapacidad crónica.

Sin embargo, expertos médicos aseguran que su principal preocupación era que el bebe era incapaz de mostrar, a través de su expresión facial o movimiento corporal, cuando sentía dolor durante el tratamento estresante al que debía someterse.

A través de un comunicado, se informó que el padre de RB había quedado tranquilo con la decisión y lamentaba que 'más tratamientos médicos tristemente ya no beneficiaban a RB'. 'Esta ha sido una decisión muy angustiosa', añadía.

El juez ha expresado que es un 'resultado triste, pero inevitable' y el 'único defendible para RB'. Además, elogió a los jóvenes padres separados que habían sido 'ejemplares' al atender a su hijo en una cama de hospital cada día durante su corta vida.

RB nació en octubre del año pasado, afectado por lo que se cree es un síndrome miasténico congénito (SMC), una rara enfermedad neuromuscular que limita de forma grave la capacidad respiratoria y la movilidad de los miembros.