Público
Público

Paraguay afronta unas elecciones históricas

El Partido Colorado puede perder mañana la hegemonía de las últimas seis décadas

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Paraguay celebrará elecciones generales mañana, en unos comicios en los que el ex obispo católico Fernando Lugo podría vencer al gobernante Partido Colorado y poner fin a una continuidad política de más de seis décadas en el poder.

Los principales candidatos a la presidencia de Paraguay buscaron el viernes pacificar los ánimos tras una intensa campaña para unas elecciones que amenazan la vigencia del último gran partido en Latinoamérica.

Poco más de 2,8 millones de electores están habilitados para sufragar el domingo en este país de 5,6 millones de habitantes y con una de las economías más pequeñas de Sudamérica, además de una de las peores famas en cuanto a corrupción, contrabando y falsificaciones.

Según las últimas encuestas, los sufragios podrían acabar con el mandato del gobernante Partido Colorado, que acumula ya 61 años en el poder. En el primer lugar en los sondeos para presidente aparece el ex obispo católico Fernando Lugo, de 56 años, quien tiene entre un 31 por ciento y un 39 por ciento de las preferencias.

'Muchos, cambiar el signo político en Paraguay después de unos 60 años, casi lo ven como algo apocalíptico', dijo el ex obispo y líder de la coalición centroizquierdista Alianza Patriótica para el Cambio.

La mayoría de sondeos coincide en ubicar a la ex ministra Blanca Ovelar, de 50 años, del Partido Colorado, en el segundo lugar con entre un 26 por ciento y un 34 por ciento de la intención de voto.

En el tercer puesto, aparece el general retirado Lino Oviedo, del derechista partido UNACE, con entre un 21 por ciento y un 28 por ciento de las preferencias. El militar ha situado como eje de su campaña un mayor acercamiento con Brasil y Argentina.

'El Paraguay está en el medio de los dos países más importantes de la región. Mi gobierno tendrá un relacionamiento cercano con ellos', dijo distanciándose de su oponente Lugo, quien pretende enfrentar a sus vecinos por un mayor precio de la energía eléctrica que Paraguay les vende.

La renegociación del tratado fundacional de la hidroeléctrica Itaipú, que Paraguay posee junto a Brasil sobre el río Paraná, fue otro de los temas que dominaron la jornada. Lugo dijo que Brasil debería pagar un precio de mercado por la energía de la central, una de las más potentes del mundo.

Los comicios se definirán en una ronda por mayoría simple. Están en juego la presidencia y vicepresidencia, 45 cargos del Senado, 80 cargos de diputados nacionales, 17 gobernaciones departamentales y decenas de legislaturas locales.

El clima de apatía de semanas atrás se rompió en los últimos días con multitudinarios actos de cierre de campaña en la capital, en los que Lugo prometió hacer resucitar a Paraguay y Ovelar apeló a su condición de mujer y madre para convencer a sus votantes.

Más de un centenar de observadores internacionales presenciarán un proceso considerado por muchos histórico, mientras miles de policías apoyados por las fuerzas militares vigilarán las calles.