Público
Público

El Parlamento Europeo aprueba la reforma del eurodistintivo

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

El Parlamento Europeo ha aprobado hoy la reforma de la directiva del eurodistintivo (euroviñeta), que permitirá a los gobiernos europeos introducir tarifas a los camiones pesados para cubrir los costes causados por la contaminación y el ruido, y que se destinarán a mejorar la red de infraestructuras.

La nueva normativa permitirá que los países de la UE puedan aumentar o reducir estas tarifas aplicadas sobre el transporte para incentivar la circulación de camiones durante las horas de bajo tráfico rodado o evitar la acumulación de vehículos en horas punta.

Sin embargo, las tarifas más elevadas, que pueden alcanzar un 175 por ciento por encima de la media, sólo podrán aplicarse durante cinco horas al día.

Según el texto aprobado hoy, un mínimo del 50 % de los fondos obtenidos con el eurodistintivo se destinarán a proyectos de mejora de las redes de infraestructuras.

El pleno de la Eurocámara en Estrasburgo (Francia) ha dado luz verde a la reforma con 505 votos a favor, 17 abstenciones y 141 en contra, entre ellos los de la mayoría de los eurodiputados españoles.

El eurodiputado del PP Luis de Grandes ha asegurado en un comunicado que la medida es "discriminatoria" y "deteriora aún más la precaria situación" de varios sectores económicos españoles, como el de los transportes, y la exportación de frutas y hortalizas.

En cambio, el comisario europeo de Transporte, Siim Kallas, ha celebrado en una rueda de prensa la aprobación de la reforma porque, a su juicio, permitirá "luchar contra la congestión" en las vías europeas y fomentará una inversión más eficiente en los sistemas logísticos de la Unión Europea (UE).

Kallas ha recordado que el eurodistintivo "no es un impuesto", ya que "limita las posibilidades" de imponer tasas más elevadas al transporte y solamente "internaliza" los costes externos causados por el transporte.

El eurodiputado socialista belga Saïd El-Khadraoui, ponente del PE en esta cuestión, ha señalado que "si un estado miembro invierte inteligentemente el dinero (recaudado) puede crear soluciones a la congestión", aunque ha añadido que es demasiado pronto para dar cifras sobre el dinero que obtendrán las administraciones con la nueva medida.

Actualmente la directiva prevé únicamente que los países puedan aplicar voluntariamente tarifas sobre los vehículos de transporte de más de 3,5 toneladas para mantener y renovar las infraestructuras que utilizan, pero prohíbe explícitamente la aplicación de cargos para cubrir otros costes, como los medioambientales.

Estas tarifas, que se aplican en veintiuno de los veintisiete estados de la UE, entre ellos España, aumentarán entre tres y cuatro céntimos de media con la nueva reforma, según comunicado de la Eurocámara.

Antes de entrar en vigor, la norma deberá también recibir el visto bueno de los gobiernos nacionales de la UE antes del verano.

Los países periféricos de la UE, como España, se consideran perjudicados porque sus camiones deben recorrer mayores distancias que los de los estados del centro de Europa, cuyo territorio es además un punto más frecuente de tránsito, mientras que los países centrales, como Francia, desearían medidas más contundentes.