Público
Público

La parricida arrojó los cadáveres en las proximidades de Burgos

La mujer, de 27 años, se encuentra en la Comisaría de Burgos, a la espera de disposición judicial

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

La colaboración vecinal ha sido clave para descubrir la muerte en Burgos de una mujer de 67 años y su nieto de 3, a los que presuntamente mató una mujer de 27 años, madre del menor fallecido y a su vez hija de la mujer muerta, han informado fuentes de la investigación.

Tras las alertas de los vecinos, que notaron la ausencia de la mujer de 67 años y de su nieto, la supuesta autora de las dos muertes fue localizada ayer en Vitoria, donde se encontraba trabajando como feriante en las fiestas de la Virgen Blanca. La mujer confesó prácticamente de inmediato haber dado muerte a su madre, a la que arrojó a un paraje situado a unos diez kilómetros de Burgos.

Según los primeros indicios, después ahogó a su hijo de tres años y arrojó su cuerpo a una zona de pinares próxima a la Cartuja de Miraflores. Tras la descripción de los lugares, la Policía y los bomberos se desplazaron hasta allí, donde encontraron los cadáveres la pasada noche.

Según algunos participantes en la recuperación de los cadáveres, éstos presentaban un estado de descomposición que hace pensar en que su muerte se produjo hace varios días, aunque este extremo deberá ser confirmado por las respectivas autopsias.

La mujer ha sido trasladada desde la Comisaría de Vitoria a la de Burgos, donde se encuentra en este momento con autorización de la titular del Juzgado de Instrucción número 4 de Burgos, a la espera de pasar a disposición judicial.