Público
Público

El PIB envía una buena señal, pero seguirá lastrado por el paro

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Por Manuel María Ruiz

La economía española ha dado síntomas en el tercer trimestre de que los más profundo de la recesión pasó a la historia gracias al sector exterior, pero economistas dijeron que la debilidad del mercado laboral continuará lastrando la tasa de expansión del PIB.

El Instituto Nacional de Estadística (INE) dijo el jueves que el Producto Interior Bruto (PIB) se contrajo preliminarmente entre los meses de julio y septiembre un 0,3 por ciento frente al -1,1 por ciento del trimestre anterior.

La tasa interanual también moderó su contracción hasta el 4,0 por ciento frente al -4,2 por ciento del segundo trimestre.

Ambas tasas superaron en una décima las previsiones compiladas por Reuters y las del Banco de España.

"Este resultado es consecuencia de una contribución menos negativa de la demanda nacional y de la aportación positiva del sector exterior", dijo el INE en una nota de prensa.

La oficina de estadística sólo divulga la tasa interanual e intertrimestral en su versión avanzada del PIB. El 18 de noviembre distribuirá la estadística completa.

"Todo lo que sea mejor que las expectativas, aunque sea ligeramente, es una buena señal. España, aunque esté retrasada en la recuperación respecto a Europa, no puede divorciarse de lo que es la senda general", dijo Emilio Ontiveros, catedrático de Economía de la Empresa y presidente de Analistas Financieros Internacionales.

"Va a ser complicado que la economía se recupere más rápido que lo que apuntan las previsiones porque un elemento definitorio de la fase en la que estamos es que, aún cuando se moderara el ritmo de desaceleración, el aumento del paro va a seguir siendo una constante durante, al menos, un par de trimestres más con el consiguiente efecto sobre el consumo", añadió.

El Gobierno prevé una tasa de contracción del PIB para el conjunto de este año del 3,6 por ciento.

"Al final del año podríamos estar entre el -3,6 por ciento y -4,0 por ciento", en opinión de Nicolás López, director de análisis y mercados de M&G Valores.

Para el estratega de Citigroup, José Luis Martínez, el aspecto más relevante que afronta la economía doméstica es generar tantos puestos de trabajo como los 1,5 millones de empleos que ha destruido la crisis desde que se iniciara en el otoño de 2007.

"Tenemos que ir más allá en el tiempo y preguntarnos si en tres o cuatro años vamos a ser capaces de crear el empleo que se ha destruido y esa va a ser la incógnita fundamental de la economía española", dijo José Luis Martínez, estratega de Citigroup.

Según las últimas cifras de la Encuesta de la Población Activa del tercer trimestre del año, el mercado laboral español alcanzó una tasa de desempleo del 17,93 por ciento, la más alta desde el cuarto trimestre de 1998.

LA CLAVE DEL SECTOR EXTERIOR

Pero si el desempleo representa la mayor amenaza para el crecimiento sostenido de la economía española, el sector exterior puede ejercer de contrapeso si las economías más potentes de la eurozona consolidan el avance del segundo trimestre.

"Ahora vendría muy bien que Alemania y Francia consolidaran claramente la recuperación que insinuaron en el segundo trimestre y, sobre todo, el Reino Unido, que nos interesa mucho porque Alemania y el Reino Unido son los que pueden hacer que el sector servicios levante cabeza", agregó Ontiveros.

Alemania y Francia crecieron un 0,3 por ciento intertrimestral en el segundo trimestre y las previsiones compiladas por Reuters apuntan a un crecimiento de un 0,8 por ciento y del 0,6 por ciento, respectivamente, en el tercer trimestre.