Público
Público

El pintor Juan Genovés asegura que nunca ha querido ser profesor

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

El pintor Juan Genovés ha huido toda su vida de la imagen de profesor tradicional y, ha aspirado a resucitar el taller de pintura como un lugar de "intercambio" que permita cultivar el "arte colectivo" y destierre el falso mito romántico del artista solitario.

Para Genovés, desde las Cuevas de Altamira a los talleres de grandes artistas como Miguel Ángel o Goya son ejemplos de que las artes se pueden hacer en "comunidad".

Así se lo ha transmitido a sus alumnos del taller de pintura que se ha desarrollado esta semana dentro de los cursos de verano de El Escorial.

"Soy un colega más, sólo sugiero", explicó Genovés en una entrevista con Efe mientras sus alumnos trabajaban entre las obras que cubrían el suelo del taller, un lugar único para la nueva generación de pintores, quienes no tienen lugares para trabajar, denunció.

Para Genovés, "la principal aventura de un artista está dentro de su taller", ya que es donde triunfa y, también, donde fracasa.

Una forma de entender la enseñanza y la pintura que se aleja de sus vivencias en la Facultad de Bellas Artes de Valencia, donde los profesores eran "muy reaccionarios" y aprendió la técnica de sus compañeros, hijos de falleros.

A sus 78 años, se resiste a su edad y espera no convertirse en un "mayor gagá", por lo que disfruta rodeándose de jóvenes pintores que le "inyectan oxígeno".

Continúa pintando y, además, esculpiendo tras una primera incursión con el grupo "El Abrazo", inaugurado en 2003, una reproducción del óleo del mismo nombre que se convirtió en icono de la transición,

El pintor acepta que le identifiquen como "el autor de El Abrazo", pero, también, reivindica su prolífica obra y, anuncia que tiene multitud de proyectos pendientes.

Durante 2008, expondrá en la Feria de Arte de Miami, en Arco y en Londres y acaba de finalizar una exposición en los escaparates de unos grandes almacenes situados en la Quinta Avenida de Nueva York, una experiencia "curiosa" que le ha permitido acercar sus cuadros al gran público.