Público
Público

El pleno del Senado culmina la tramitación parlamentaria de la reforma de la Constitución

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

El pleno del Senado culmina hoy la tramitación parlamentaria de la reforma de la Constitución para incluir en el texto un límite de déficit de las administraciones públicas.

La reforma constitucional, que afecta al artículo 135 y consagra en la Carta Magna la estabilidad presupuestaria de las administraciones públicas, tiene que ser aprobada en el pleno por los tres quintos del Senado, lo que equivale a 157 escaños, ya que actualmente hay 261 senadores

La Comisión Constitucional del Senado dictaminó y elevó al pleno que se celebra hoy en la Cámara Alta la proposición de reforma del artículo 135 de la Constitución y rechazó todas las enmiendas presentadas por los grupos, incluida la de ICV sobre el referéndum.

Tras la reunión de la Mesa de la Cámara Alta, la Comisión Constitucional debatió las enmiendas de CC, el PNV, CiU y la Entesa que habían sido admitidas a trámite, y aprobó el texto de la proposición de la reforma constitucional por 23 votos a favor, 1 en contra y ninguna abstención.

Ni CiU ni el PNV participaron en la votación del dictamen. Los nacionalistas catalanes votaron todas las enmiendas que se debatieron, mientras que el PNV sólo las suyas.

Como ya ocurriera en el Congreso, las enmiendas rechazadas tenían que ver con la inclusión en la Constitución del derecho de autodeterminación.

En el turno de portavoces, el senador socialista José Ignacio Pérez Saez reconoció que es cierto que "el procedimiento" para llevar a cabo la reforma constitucional "no ha sido el mejor" pero destacó que los grupos no han mostrado ningún interés por "consensuar" sino por "discrepar".

En este sentido, comentó que se ha apreciado un interés "único" y "exclusivo" por parte de algunos grupos parlamentarios.

Añadió que las únicas razones que mueven al PSOE para promover esta reforma constitucional son "no romper el Estado de bienestar y garantizar la confianza en la economía española", por lo que existen razones de "urgencia y excepcionalidad".

En respuesta a Pérez Saez, el senador del PNV Joseba Zubia insistió en el "rotundo rechazo" de su grupo a esta reforma constitucional y criticó que el PP y el PSOE se hayan puesto de acuerdo para llevar adelante la misma en un tiempo récord cuando hasta hace unos días era un "tema tabú y era intocable".

Desde el PP, la senadora Elvira Rodríguez señaló que el objetivo de esta reforma es dar respuesta a los problemas que tienen los ciudadanos, por lo que si la misma deriva hacia otras cuestiones, se defraudará a los españoles.

El senador de CiU Ramón Arturo precisó que su grupo no está de acuerdo "ni el fondo ni en la forma" de la reforma constitucional y criticó que la reforma se ejecute en cuatro días y "sin consenso", lo que calificó de "inaudito".

Desde el Grupo Mixto, el senador canario Narvay Quintero defendió la necesidad de que se pueda regular el techo presupuestario de cada comunidad autónoma, así como que se trate "de manera singular las especificidades del territorio canario".

Narvay Quintero consideró que esta reforma es "innecesaria" y ha manifestado su desacuerdo porque la modificación la hagan los dos grupos mayoritarios de la Cámara, sin el consenso de todos los grupos parlamentarios.

Una vez rechazadas las enmiendas por los miembros de la Comisión Constitucional, los grupos podían presentar hasta las 20.00 horas de ayer un voto particular para poder así defender hoy ante el pleno el contenido de las alegaciones rechazadas hoy.

Serán los portavoces de los grupos parlamentarios los que intervengan hoy ante el pleno del Senado, que según todas las previsiones aprobará el texto de la reforma constitucional remitido por el Congreso sin ninguna modificación.