Público
Público

La policía alemana cierra un colegio tras una amenaza

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

La Policía cerró el viernes un colegio del suroeste de Alemania tras una amenaza en un chat de Internet acerca de un ataque armado, apenas dos días después del tiroteo mortal en una escuela cercana.

Las autoridades han estado en alerta desde que el miércoles un adolescente de 17 años matara a tiros a 15 personas, la mayoría en su antiguo colegio en la localidad de Winnenden.

Profesores y alumnos no pudieron entrar el viernes por la mañana en la escuela secundaria de Ilsfeld, cerca de Heilbronn, agregó una portavoz policial, quien señaló que los agentes estaban investigando las pistas con perros rastreadores.

Tras no encontrar nada sospechoso, la policía dio por terminada la alerta.

La policía dijo que aún no tiene una idea clara sobre los motivos que llevaron al adolescente Tim Kretschmer a provocar la muerte a tiros de 12 personas en su antigua escuela y posteriormente a otras tres, antes de suicidarse cuando la policía le acorraló.

Las autoridades investigaban una información del Ministerio regional del Interior de que Kretschmer había escrito un mensaje en un chat de Internet, diciendo que planeaba ir a su ex escuela con armas y realizar una "barbacoa apropiada".

"Una inspección de su ordenador mostró que el mensaje del chat no fue hecho desde ahí", dijo el portavoz policial Dieter Schneider.

La policía va a volver a interrogar a dos personas que habían llevado a los investigadores hacia el mensaje del chat, que, al parecer, fue hecho la noche previa al ataque.

Vecinos en Winnenden describieron a Kretschmer como un joven solitario que tenía pocos amigos y era aficionado a ver vídeos violentos. Medios locales han publicado que a veces acompañaba a su padre a un club de tiro.

Los investigadores dijeron que encontraron material pornográfico en su ordenador, al igual que juegos de video violentos.

Kretschmer había recibido tratamiento psiquiátrico por depresión entre abril y septiembre del año pasado, pero después interrumpió las sesiones, según las autoridades.

ENDURECER LAS LEYES

Los ataques de Winnenden han provocado un debate sobre las leyes de posesión de armas en Alemania, donde varios políticos dicen que no debería permitírsele más a la gente tener armas en sus hogares.

El joven disparó a muchas de las víctimas en la cabeza con una pistola Beretta de nueve milímetros propiedad legal de su padre, miembro de un club de tiro que tenía 15 armas en casa. La mayoría estaban guardadas bajo llave en un armario, como exige la ley, pero la Beretta estaba en el dormitorio, según las autoridades, que están estudiando si presentan cargos contra él.

El ministro del Interior, Wolfgang Schäuble, dijo que no hacen falta leyes más estrictas de posesión de armas. Las leyes ya se endurecieron en 2002 tras otra matanza en una escuela en Erfurt, en el este del país.

"No veo cómo un cambio en las normas sobre armas podría contribuir de alguna manera a solucionar el problema", manifestó el jueves en una entrevista con Reuters.