Público
Público

El PP sale "razonablemente contento" de la reunión con el PSE-EE

El secretario general del partido en el País Vasco, Iñaki Oyarzabal, aprecia "bases" para avanzar hacia un acuerdo

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

La entente entre el PSE y el PP para la investidura de Patxi López como lehendakari puede ser cuestión de días. Los dos partidos ratificaron su disposición a favor del pacto tras contrastar, durante dos horas, sus planteamientos de partida en la negociación. Al término de la cita, los conservadores corroboraron que 'hay bases sólidas para el acuerdo', mientras que los socialistas salieron convencidos del 'compromiso' del PP para poner fin a 30 años de gobiernos del PNV.

El secretario general del PP del País Vasco, Iñaki Oyarzabal, afirmó que está 'razonablemente contento' de cómo ha transcurrido la reunión con el PSE-EE porque ha apreciado 'bases' para avanzar hacia un acuerdo que posibilite un 'cambio significativo' en el País Vasco.

Los dos quedaron en volver a reunirse la próxima semana. Los conservadores quieren que López retire su idea de reforma del Estatuto. Era la primera cita oficial entre el PSE y el PP para poner sobre la mesa qué esperan el uno del otro, después de casi dos semanas de declaraciones públicas de buenas voluntades. El Partido Socialista había citado en su sede de Bilbao a los conservadores dentro de la ronda iniciada el miércoles con EA, EB y Aralar para recabar apoyos para Patxi López.

El secretario de Organización del PSE, Rodolfo Ares, y su presidente, Jesús Egiguren, recibieron a la comisión del PP, formada por Iñaki Oyarzábal, Leopoldo Barreda, Arantza Quiroga, Antón Damborenea y Alfonso Alonso. Ni Antonio Basagoitini Patxi López estuvieron presentes.

Según las fuentes consultadas, esta primera reunión ha servido para poner en orden las bases de la negociación y comprobar que, por ahora, no hay ningún obstáculo insalvable para el acuerdo sobre las exigencias planteadas por el PP: la defensa del Estatuto, de la Constitución, la política lingüística, la lucha contra el terro-
rismo y la crisis económica.

En una escueta nota, el Partido Socialista informó de que se habían tratado los 'principales problemas de la política vasca', así como algunas cuestiones de puro trámite, como los plazos previsibles para la constitución del nuevo Parlamento vasco, la elección de su Mesa, la investidura del lehendakari y algunos aspectos sobre el inicio de la legislatura.Socialistas y consevadores también escribieron ayer el guión para la reunión de la próxima semana. En el orden del día estará de algún modo la propuesta realizada por Patxi López, en plena campaña electoral, junto al Árbol de Gernika, para reformar el Estatuto. Según las fuentes consultadas, el PP planteó ayer a la delegación socialista que debe aparcar esa idea de abordar la reforma del Estatuto, al considerar que la misma se pensó y presentó en una coyuntura en la que el PSE 'trataba de ganarse la confianza de los nacionalistas'.

Las mismas fuentes indicaron que, finalmente, las comisiones quedaron en hablar del autogobierno vasco en la próxima reunión 'sobre la base de algún documento', pero sin entrar en el terreno de 'tocar el Estatuto'.

Otro punto clave en la negociación será la política lingüística, aunque las diferencias entre PSE y PP en esta cuestión tampoco son insalvables. Ambos partidos están de acuerdo en reducir la exigencia del euskera en las oposiciones públicas, aunque tienen más divergencias en cuanto a su uso en la educación.Los conservadores plantean que el Gobierno que lidere Patxi López debe anular 'algunos decretos en vigor' aprobados por el Ejecutivo de Ibarretxe, así como garantizar que las dos lenguas oficiales -el euskara y el castellano- sean 'vehiculares' y que los padres puedan elegir entre ambos idiomas para la escolarización de sus hijos.