Público
Público

Rajoy avala los cambios en el PP valenciano

El líder conservador cree que ayudarán a erradicar "la incertidumbre" que se había creado en la dirección del PPCV.

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

El líder del PP, Mariano Rajoy, aprueba los cambios que se han producido dentro del partido en la Comunidad Valenciana a instancias del presidente, Francisco Camps, toda vez que ayudan a erradicar 'la incertidumbre' que se había creado en la dirección de los populares valencianos.

Fuentes de la dirección nacional de los populares han señalado que Rajoy ha expresado directamente a Camps su visto bueno a los cambios que hoy el presidente de la Generalitat y del partido ha oficializado en el seno del Comité Ejecutivo regional.

Cambios que colocan a Antonio Clemente como secretario general del partido en Valencia, a Rafael Blasco como portavoz del grupo parlamentario, a José Císcar como vicesecretario de la formación, a Alberto Fabra como coordinador general y a Juan Cotino como coordinador entre la organización y el Consell.

La dirección nacional encabezada por Rajoy 'avala' tales modificaciones en la estructura del PPCV, y más cuando la iniciativa de Camps ha contado con el respaldo de prácticamente todo el Comité Ejecutivo Regional. Sólo se han registrado cuatro votos en contra, entre ellos el del presidente del partido en Alicante, José Joaquín Ripoll.

La dirección nacional del PP quería más cambios en Valencia, pero se da por satisfecha

Tanto Rajoy como su número dos, María Dolores De Cospedal, han presionado a Camps durante las últimas fechas para que acometiera una serie de cambios en el partido y a ser posible en el Consell. Sólo han logrado lo primero, pero la dirección nacional, por lo que apuntan las fuentes consultadas, se da por satisfecha.

El objetivo de Rajoy y De Cospedal consistía en convencer a Camps de que diera a los efectos del caso Gürtel una respuesta de mayor calado político.

Primero le obligaron a sustituir al ex secretario general Ricardo Costa por su presunta vinculación con la trama corrupta en la Comunidad Valenciana, a lo que Camps cedió tras varias disputas.

Desde entonces, Génova procuró forzar a Camps a impulsar más cambios, pero el presidente valenciano no estaba muy dispuesto. Según informaron a Efe fuentes de la cúpula, la dirección nacional empezó a tener contacto con los barones provinciales valencianos —Alfonso Rus (Valencia), José Joaquín Ripoll (Alicante) y Carlos Fabra (Castellón)— para que empujaran a Camps a hacer efectivos los cambios pretendidos.

El presidente valenciano persistió en su 'inmovilismo', en palabras de una fuente del PP, y Génova se vio en la tesitura de acelerar el proceso con la intermediación de Ripoll, Fabra y Rus. Otra de las personas con las que la dirección nacional ha mantenido algún que otro contacto ha sido con la alcaldesa valenciana, Rita Barberá.

Cuando se produjeron las declaraciones de Ricardo Costa considerándose aún secretario general, lo que le valió la suspensión de militancia, Génova redobló su presión e instó a Camps a que acometiera los cambios deseados antes del Comité Ejecutivo Nacional de mañana.