Público
Público

Rajoy confirma que presentará los Presupuestos tras las andaluzas

El presidente del Gobierno anuncia que el cuadro macroeconómico incluirá una caída del PIB superior al 1% que espera la CE

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Mariano Rajoy cree que 'los españoles entienden las decisiones' que ha tomado su Gobierno hasta ahora para sanear las cuentas del Estado y que los recortes puestos en marcha 'no han sido para fastidiar a nadie'. Aún así, no piensa presentar los Presupuestos Generales hasta el 30 de marzo, es decir, una vez celebradas las elecciones autonómicas en Andalucía y Asturias.

Lo confirmó esta mañana el propio presidente del Gobierno en la rueda de prensa posterior a la reunión que mantuvo con el primer ministro de Italia, Mario Monti, durante su visita oficial a Roma.

El encuentro se celebraba poco después de que la Comisión Europea (CE) publicara unas previsiones económicas para España muy negativas. Según la CE la economía española se sumergirá de lleno en la recesión con una  contracción del 1%, lo que confirma en buena medida que el paquete de recortes aprobado el pasado mes de diciembre no ha hecho sino agravar la situación. Y a juzgar por las palabras de Rajoy, los Presupuestos no van a dar ningún respiro a la comprensión de los españoles.  

Básicamente porque según el presidente del Gobierno se centrarán en la reducción del gasto público para 'cumplir con los compromisos' sobre el objetivo de déficit impuestos por la Unión Europea. Teniendo en cuenta que el Ejecutivo revisó dos puntos al alza hasta el 8% las previsiones de 2011 -hecho que despertó algunas dudas en Bruselas- y que España estará obligada a rebajarlo hasta el 4,4% en 2012 y el 3% en 2013, el tijeretazo en los Presupuestos está asegurado.

Ni siquiera la hipótesis de que España pida que su techo de déficit aumente hasta el 5% se podría considerar un alivio.Sobre esto, Rajoy ni confirmó ni desmintió: 'Hablaremos con la Comisión, pero España cumplirá con sus objetivos de déficit público'.

'Que haya menos déficit es un compromiso esencial que tenemos que cumplir. Y para hacerlo hay que aumentar los ingresos y reducir los gastos', dijo. La única interpretación posible es que Rajoy, para llegar al 4,4% tendrá que subir los impuestos y aplicar más recortes. Y según lo que explicó el presidente, menos en las pensiones 'que es la única partida que no se puede tocar', el resto puede ser modificado, incluido, obviamente, 'el techo de gasto de las autonomías'.

Rajoy esquivó por todos los medios responder a la pregunta de si su Gobierno ha pensado en algún tipo de medida no restrictiva para fomentar el crecimiento de la economía a corto plazo. Pero en su intervención vino a decir que las reformas ya aprobadas, como la del mercado del trabajo, o la Ley de Estabilidad Presupuestaria y Sostenibilidad Financiera que según adelantó, recibirá el visto bueno del Consejo de Ministros mañana, ayudarán a relanzar la economía.

Eso sí, en el futuro. 'Los Gobiernos serios no pueden pensar solo en el corto plazo', dijo Rajoy, quien no mostró ningún tipo de temor a que más recortes impliquen mayor movilización social contra el Ejecutivo. 'Sé que el sábado hubo una manifestación importante en Madrid y yo respeto a los manifestantes, pero esta reforma es la que necesita el país. Nosotros no tomamos medidas para fastidiar a nadie', dijo.

'España y el resto de Europa necesitan moderación. No se puede gastar lo que uno no tiene y hemos vivido por encima de nuestras posibilidades durante mucho tiempo. Los Gobiernos tenemos que explicar el por qué de nuestras medidas a los ciudadanos. Si las medidas son percibidas como justas, entonces no habra reivindicaciones', añadió.

Otra de las cosas que hace pensar que los recortes serán muy duros es que según confirmó el propio Rajoy, las previsiones se harán teniendo en cuenta la cifra de crecimiento desvelada hoy por la UE (-1%) y las publicadas anteriormente por el Banco de España (-1,5%) y el Fondo Monetario Internacional (-1,7%). 'Para los presupuestos contaremos con el cuadro macroeconómico que dibujan las cifras dadas por esas tres instituciones y la que emplearemos nos erá la más positiva', aseguró.

'Esperaba la previsión de la CE y podría haber sido incluso peor', dijo Rajoy Rajoy aprovechó para mandarle un recado a su antecesor, el expresidente José Luis Rodríguez Zapatero, acusándole de haber hecho una previsión de crecimiento que 'yo sabía que no era cierta'.

'Hace poco -añadió- el Banco de España dijo que la economía española crecería un 0,7% y el anterior Gobierno aseguró que lo haríamos un 2,3%'. 'La cifra hecha pública hoy no me sorprende ypodria haber sido peor', concluyó.

Si las previsiones para el bolsillo de los ciudadanos españoles no parecen nada buenas, las de Italia no son mejores. Monti reconoció que su Gobierno no se verá obligado a aprobar otro plan de ajustes pese a que las previsiones de la CE es que su economía se contraiga un 1,3%. 'Todas las medidas aprobadas hasta ahora estaban basadas en una previsión muy prudencial del PIB teniendo en cuenta la presión que los mercados estaban teniendo sobre nuestra deuda pública, por eso no habrá más ajustes', dijo el primer ministro italiano.

Lo que sí tendrá que reformar Monti es el mercado laboral. Las negociaciones con los sindicatos y patronal se abren esta noche. El debate está centrado en el artículo 18 del estatuto de los trabajadores, que los protege del despido improcedente. Pero puede haber sorpresas. No ya porque tanto Monti como su ministra de Trabajo, Elsa Fornero, han advertido en numerosas ocasiones que el 18 no puede ser un tema 'tabú', sino porque el primer ministro anunció que está 'muy impresionado por la reforma laboral que ha haplicado el presidente Rajoy' y que 'hemos acordado que nuestros técnicos estén en contacto con los ministros españoles para analizar algunas posibilidades'.

Monti tiene otro problema con las liberalizaciones de sectores hasta ahora intocables en Italia: Farmacias, taxis, gasolineras y abogados. En su último paquete de medidas el Ejecutivo no fue capaz de sacar adelante algunas medidas que ponían coto al monopolio que algunas de estas categorías imponen en el mercado laboral. Esta mañana se supo que en el nuevo paquete de reformas que presentará mañana tampoco se tocará estos temas, lo que empieza a impacientar a los partidos políticos.