Público
Público

Raphael inmortaliza 50 años de carrera con un directo "muy especial"

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Cincuenta años de carrera, una forma física envidiable y un directo arrollador son los tres ingredientes que Rapahael mezcla en "50 años después, en directo", un concierto grabado el pasado 26 de junio en la plaza de Las Ventas de Madrid y que el artista define a Efe como "una ocasión muy especial".

"Aunque había participado en diferentes espectáculos como colaborador, nunca antes había cantado en Las Ventas en un concierto mío", explica Rapahel sobre el directo ofrecido en el recinto taurino, un espectáculo para el que contó con la compañía de artistas como Miguel Bosé, David Bisbal o Dani Martín y que hoy se publica en CD y DVD.

El cantante jiennense considera que "el directo" siempre ha sido "una parte crucial" en su carrera artística. "Aunque haya hecho algunos discos históricos dentro de la música española, a mí, si se me recuerda en el futuro, se hará a través del escenario", afirma.

Conocido por una actitud histriónica cuando sube al escenario, Rapahel ha defendido "contra viento y marea" su forma de actuar. "He evolucionado, muchísimo además, pero nunca he querido cambiar", asevera el artista, que luce con orgullo su "autenticidad".

"Los jóvenes valores no defienden su personalidad, actúan como los artistas que están de moda en ese momento y por eso hoy no hay nadie que llame la atención", lamenta el artista.

Inmerso en la gira con la que celebra sus bodas de oro, y que aún se extenderá hasta finales de 2010, Raphael asegura que "nunca" pensó "en la retirada". "Mi profesión es apasionante, me lo paso en grande con el reto diario de enfrentarme al público, y, además, no sabría hacer otra cosa", declara "el ruiseñor de Linares".

El artista considera que la renovación de su público, en el que se integran varias generaciones, responde a "cuestiones hereditarias".

"Tengo muchos seguidores fieles que han contagiado mi música a sus hijos, que muchas veces acuden por curiosidad a mis actuaciones y, al final, se quedan conmigo", explica.

Con un carácter indómito e inquieto, Rapahel fue "uno de los primeros artistas españoles" que planteó su carrera a escala internacional, hasta el punto de que, en la actualidad, le resulta "más fácil" recordar los países en los que no ha cantado.

"Hay ciertos sitios a los que, por decisión propia, he preferido no ir a actuar, porque considero que son lugares que, más que un cantante de música ligera, necesitan otro tipo de cosas, como India", expone el vocalista.

Tras cincuenta años sobre las tablas de medio mundo, Rapahel disfruta de "el respaldo de la gente" y de "los medios de comunicación", que siempre han respetado su "forma de hacer". "Estoy muy valorado, quizás demasiado, ya que no soy alguien importante, sólo un cantante de música popular", reconoce con humildad.

A sus 66 años, Rapahel comienza el próximo lunes una serie de once conciertos seguidos en el Teatro Compac Gran Vía, una maratón a la que se declara "habituado". "Me encuentro bien, muy fuerte, y con el tiempo he aprendido a saber cómo no malgastar energías cuando estoy en el escenario", manifiesta.

Junto a la gira por su aniversario, Rapahel prepara un nuevo disco que empezará a grabar "en enero de 2010" y la obra de teatro en la que interpretará a Cyrano de Bergerac. "Se estrenará en septiembre de 2011, pero no quiero avanzar detalles por si luego hay cambios", aclara.