Público
Público

Rubalcaba, a la cabeza de "quince portavoces" para recuperar la confianza

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

El jefe del Ejecutivo, José Luis Rodríguez Zapatero, ha encomendado hoy a sus ministros que se conviertan en "quince portavoces" de la acción de Gobierno y su vicepresidente primero, Alfredo Pérez Rubalcaba, se ha confirmado como el líder del grupo con el objetivo de transmitir confianza a la sociedad.

En su retorno a la sala de prensa del Palacio de la Moncloa como nuevo portavoz del Ejecutivo tras la primera reunión del Consejo de Ministros remodelado, Rubalcaba se ha mostrado convencido de que será capaz de compatibilizar la vicepresidencia primera con el Ministerio del Interior tal y como lo hizo Mariano Rajoy: "si él pudo, igual yo también", ha ironizado.

Se esperaba una pregunta sobre su hipotético papel de delfín de Zapatero de cara a las próximas elecciones generales y, sin despejar las dudas, ha señalado que ni La Moncloa era el lugar para esa cuestión, ni ése era el momento de responderla.

"El lugar es la sede del PSOE y el momento, cuando el presidente del Gobierno quiera", ha agregado.

Según ha explicado, la reunión del Consejo ha tenido como eje el informe que ha presentado Zapatero sobre la situación política del país.

Superadas las incertidumbres financieras y presupuestarias y garantizada la estabilidad política hasta el final de la legislatura, el objetivo "fundamental" es la recuperación de la economía y del empleo, para lo que la acción de Gobierno se basará en tres principios: austeridad, reformas y cohesión social.

Para ello, Zapatero ha pedido a los ministros que no se limiten a explicar a la ciudadanía los proyectos de su departamento, sino que trasladen también la acción del Gobierno en su conjunto.

Según Rubalcaba, un gobierno no puede pedir un cheque en blanco a los ciudadanos o pretender que aplaudan todas sus medidas, pero tampoco puede renunciar a explicar lo que hace para que la sociedad lo entienda.

En este contexto, ha reconocido que hay reformas estructurales "difíciles", como la reforma laboral, que no pueden tener éxito sin la colaboración de sindicatos y trabajadores.

"Estamos iniciando la recuperación, pero no quiere decir que quede poco ni que lo que queda sea fácil; quedan momentos duros y difíciles, pero este Gobierno tiene confianza en que va a salir adelante", ha manifestado.

Ha respondido además a las críticas a la remodelación por parte de Rajoy, quien ayer señaló que "cambiar a los marineros sirve de poco" porque lo que importa es "el capitán".

"Es cierto que sí se puede pensar que España es un barco y que estamos en una tempestad, es verdad que no estamos solos; y es cierto que hay un patrón, una tripulación, un rumbo y abajo, en los camarotes, hay un conjunto de señores que están disfrutando de la travesía y tumbados en la cama. Los de arriba somos los del Gobierno, los de abajo son los del PP", ha respondido.

También ha bromeado con el análisis favorable al nuevo gabinete que hizo la secretaria general del PP en una conversación captada por una cámara de televisión: "por primera vez estoy de acuerdo con la señora Cospedal".

Junto al objetivo de mejorar la comunicación con "un Gobierno que cuenta con un presidente y quince portavoces", Rubalcaba ha asegurado que se impulsará la coordinación y él hará el seguimiento de los pactos con el PNV y CC, aunque no sin la colaboración de los otros dos vicepresidentes.

El nuevo ministro de la Presidencia, Ramón Jáuregui, será un "portavoz cualificado" del Gobierno, aunque al describir esta función Rubalcaba ha tenido un lapsus y lo ha llamado portavoz del partido.

También ha tenido que aclarar que su error ayer en Zarzuela al no prometer guardar el secreto de las deliberaciones del Consejo de Ministros, fue un olvido y no un "lapsus freudiano".

Se dio cuenta casi de forma inmediata de su error y pensó "¡la que se va a liar!", pero hoy ha garantizado que mantendrá el secreto.

Su primera rueda de prensa como portavoz ha coincidido con el descabezamiento de la nueva dirección de Segi, la cantera de ETA, por lo que ha tenido que actuar también como ministro del Interior.

Tras detallar los pormenores de las trece detenciones, ha subrayado que cuando Zapatero dijo que los movimientos de la izquierda abertzale no serían en balde, también destacó que eran insuficientes: "es algo más de lo que había pero mucho menos de lo que toca".

La política antiterrorista, ha recalcado, no ha cambiado "un ápice" y las exigencias a la ilegalizada Batasuna son las mismas que cuando se aprobó la ley de partidos.

El Consejo de hoy no ha aprobado grandes acuerdos, pero Rubalcaba ha querido destacar los nombramientos de Bibiana Aído y Beatriz Corredor como secretarias de Estado de Igualdad y Vivienda, respectivamente.

Según ha apuntado, es la primera vez en España que un ministro acepta bajar de rango, lo que demuestra el compromiso de dos personas que, por encima del cargo, creen en lo que hacen.