Público
Público

Salgado cree que hay que tener en cuenta las preocupaciones del BCE en Grecia

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

La ministra de Economía y Hacienda española, Elena Salgado, consideró hoy que es necesario atender a las preocupaciones del Banco Central Europeo (BCE) a la hora de integrar la participación de los acreedores privados en un segundo plan de ayuda a Grecia.

El BCE, uno de los principales acreedores de Grecia, se opone a cualquier contribución del sector privado que pueda ser interpretada como un impago "de facto" por los actores del mercado, en contraste con el planteamiento de Alemania, que defiende una prórroga de siete años en los vencimientos de los bonos griegos.

"Tenemos que ser cuidadosos, atender también a las razones del BCE y tratar de buscar una solución que sea buena Grecia pero también para todo el conjunto de la zona euro, para nuestra moneda única", aseveró la ministra española.

Salgado hizo estas declaraciones antes de participar en una reunión extraordinaria del Eurogrupo, convocada para avanzar en la resolución de la crisis griega, de cara a una nueva reunión que se celebrará el próximo lunes en Luxemburgo, y en la que se prevé adoptar soluciones más concretas.

Salgado aseguró que existe un abanico más amplio de opciones para integrar a los acreedores de Grecia en el rescate, más allá de las planteadas por el BCE y Alemania, y mencionó la iniciativa de Viena.

El planteamiento de Viena es la opción que baraja la Comisión Europea para esquivar el desprestigio y las consecuencias que supondría una reestructuración al uso para Grecia, y que podría consistir en lograr que los bancos se comprometan de manera voluntaria a suscribir deuda nueva del país a medida que venzan los plazos de la que tienen en cartera.

"Estamos a favor de encontrar una solución que sea satisfactoria para todos y, en ese sentido, no hay blanco ni negro, todo tiene sus ventajas e inconvenientes y para eso nos vamos a reunir", dijo Salgado, antes de entrar en el encuentro.

Preguntada por los efectos que la integración del sector privado en el rescate de Grecia podría tener para las condiciones de financiación de España, Salgado reconoció "que el caso de Grecia está afectando a todos" los países de la zona euro y en especial a los países que, como España, "tienen desequilibrios importantes", pero confió en buscar soluciones efectivas para todos.

Salgado reconoció cierta "urgencia" en la resolución de la crisis griega, aunque recordó que los ministros de Finanzas tienen prevista otra reunión el 20 de junio en Luxemburgo, por lo que consideró que aún hay tiempo "para discutir con calma todas las opciones".

Horas antes, el secretario de Estado de Economía español, José Manuel Campa, fue un poco más concreto al rechazar involucrar por la fuerza al sector privado en la reestructuración de la deuda griega, ya que cada vez que se contempla esta posibilidad se provoca "un riesgo congénito para el conjunto de la zona del euro".

En declaraciones a los medios de comunicación antes de su comparecencia en la Comisión de Economía del Congreso de los Diputados, Campa recordó que la posición de España es que la decisión de los agentes privados debe ser "estrictamente voluntaria".

Recordó que, desde los acuerdos alcanzados por Francia y Alemania en Deauville el año pasado para que los agentes privados asuman su responsabilidad en la crisis, cada vez que se habla de involucrar al sector privado se generan "muchas turbulencias en los mercados financieros" y una "gran inestabilidad".