Público
Público

Samuel Sánchez regala a España un debut de oro

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Samuel Sánchez, un ovetense reclutado para el equipo olímpico de ciclismo a la sobra de Alejandro Valverde, Carlos Sastre, Alberto Contador y Oscar Freire, regaló a España un debut de oro con su victoria, sobre una dura rampa junto a la Gran Muralla, en la prueba ciclista de fondo.

Tenían razón los chinos. El 8, número de la fortuna en este país y que , marcó la suerte de un equipo español que impresionaba por el historial acumulado recientemente por sus otros cuatro componentes: los tres mundiales de Óscar Freire, los Tour de Sastre y Contador (que añade un Giro) y las excelencias del clasicómano Valverde.

El menos laureado del quinteto se colgó la primera medalla de España -y de oro- en Pekín, que concede a la delegación española la dosis de moral imprescindible para atacar, en días sucesivos, el récord histórico de metales en unos Juegos, que sigue siendo el de Barcelona'92 con 22 preseas.

Sastre se despojó de los galones de flamante ganador del Tour y trabajó a pie de obra para lastrar una escapada masiva en la que no se metió la mejor baza española, Valverde, que venía de batir al defensor del título olímpico, Paolo Bettini, en la clásica de San Sebastián.

El ovetense supo estar en el ataque decisivo, cuando en la última vuelta el luxemburgués Andy Schleck rompió arriba, y guardó fuerzas suficientes para ser el más fuerte en la rampa de ascenso que conducía a la meta, con 245 kilómetros en las piernas. "Mejor comienzo, imposible", confesó el secretario de Estado para el Deporte, Jaime Lissavetzky.

La cruz de la moneda correspondió al equipo femenino de baloncesto, subcampeón de Europa, que en presencia de los Príncipes de Asturias cayó en su debut ante la anfitriona China por 64-67, tras un primer tiempo en el que las españolas obtuvieron un raquítico 29 por ciento de efectividad en los tiros de campo.

España logró un parcial de 0-7 en el arranque de la segunda mitad pero la ansiedad de las jugadoras de Evaristo Pérez fue un lastre demasiado pesado para combatir a un equipo chino supermotivado.

La nadadora Mireia Belmonte, de 17 años, se quedó fuera de la final de los 400 metros estilos pese a batir su récord de España con un registro de 4:37.91.

Javier Núñez tampoco pudo pasar a la final de los 400 libre. Fue último en su serie y vigésimo cuarto en la suma de las cuatro con un registro de 4:22.69.

En los 100 metros braza otros dos españoles debutaron. Borja Iradier fue sexto y Melquiades Alvarez séptimo tras la descalificación en la sexta serie del italiano Alessandro Terrin, con unos tiempos de 1:01.83 y 1:01.89, respectivamente.

En gimnasia, Isaac Botella se metió en la final de salto tras obtener la octava mejor nota (16.050) en la fase de clasificación. Sólo él, junto con Gervasio Deferr en suelo y Rafael Martínez en el concurso completo, estarán en las finales. El equipo acabó undécimo y sólo los ocho primeros pasaban.

Tampoco le fue bien a la sablista Araceli Navarro, que hubo de abandonar el combate con una de las grandes, la estadounidense Rebecca Ward, doble campeona mundial, debido a una luxación en el hombro izquierdo. La madrileña, que hoy cumplía 19 años, quiso continuar pero los médicos se lo impidieron.

Por el contrario, la guipuzcoana Yoana Martínez tuvo un feliz debut en bádminton al conseguir la primera victoria española en unos Juegos Olímpicos

En Qingdao, la jornada inaugural de la vela olímpica con el inicio de la competición en las clases Finn e Yngling quedó deslucida por la falta de viento y los españoles tuvieron un día muy irregular.

Las dos primeras regatas de ambas clases fueron un calvario para los españoles. Mónica y Sandra Azón, junto a Graciela Pisonero finalizaron undécimas en Yngling tras una mala lectura del campo de regatas que les impidió estar más arriba.

En la segunda, el trío español demostró que puede hacer buenas cosas en esta competición, pero un fallo que las condenó a dar dos vueltas sobre sí mismas, las dejó undécimas en la general.