Público
Público

Los secuestradores de dos cooperantes extranjeras en Sudán han pedido un rescate

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Las autoridades sudanesas han confirmado que los secuestradores de una cooperante irlandesa y otra ugandesa, capturadas hace seis días en Darfur, han pedido un rescate a cambio de su liberación, informaron hoy medios locales.

El portavoz de la Comisión Humanitaria del Gobierno sudanés en Darfur, Mohamed Hasan, no precisó el monto del rescate, aunque señaló que en la actualidad una delegación mixta irlandesa-ugandesa lleva a cabo negociaciones con los secuestradores, según la fuente.

"Las conversaciones entre la delegación mixta y los captores se desarrollan a través de dirigentes tribales", apuntó.

El responsable sudanés, que dijo que las rehenes se encuentran en buen estado de salud y que han sido llevadas a una zona con agua y comida disponible, predijo que las secuestradas serán liberadas "pronto".

Las dos cooperantes de la ONG irlandesa GOAL, la irlandesa Sharon Commins, de 32 años, y su colega ugandesa, Hilda Kawuki, de 42, fueron capturadas la noche del pasado viernes, por un grupo de desconocidos en el área de Al Kutum en el norte de Darfur, en el oeste de Sudán.

Se trata del tercer secuestro en Darfur desde que la Corte Penal Internacional (CPI) emitiera el 4 de marzo pasado una orden de detención contra el presidente sudanés, Omar al Bachir, por crímenes de guerra y de lesa humanidad en la región.

El pasado 4 de abril, dos cooperantes de la organización Ayuda Médica Internacional -una francesa y una canadiense- fueron secuestradas en la zona, aunque más tarde fueron liberadas por sus captores.

Un mes antes, seis integrantes de la organización Médicos Sin Fronteras fueron capturados en Darfur, pero quedaron libres poco después.

El conflicto en Darfur estalló en febrero de 2003 cuando dos grupos rebeldes se alzaron en armas en protesta por la marginación que sufrían las comunidades de la zona, y desde entonces unas 300.000 personas han muerto, y más de dos millones y medio se han visto obligadas a abandonar sus hogares.