Público
Público

Sumar al PP para callar a los antiabortistas

El PSOE buscará la complicidad de las mujeres diputadas

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Los socialistas quieren que la nueva ley del aborto salga del Parlamento el año que viene con el voto favorable del PP... y sin que por ello dejen de apoyarla los grupos de izquierda con representación parlamentaria.

'Tiene que satisfacer a todos', resume una fuente de la dirección del partido. La tarea es ardua, pero el fin justifica el esfuerzo. Si el PP acaba por apoyar la nueva norma -argumenta el PSOE-, los grupos antiabortistas perderán el altavoz que ha colocado sus sonadas denuncias en las portadas de un buen número de publicaciones.

Las mujeres socialistas han tenido que vencer muchos prejuicios entre los dirigentes varones de su partido para lograr que el Gobierno dé el paso de plantear una reforma de la ley del aborto en el Parlamento. Empezando por los que tenía el mismísimo presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, que en diciembre del año pasado decidió eliminar del programa electoral socialista para el 9-M la promesa de una ley de plazos.
El disgusto para las socialistas fue entonces soberano, pero supieron tragárselo y trabajar para que el último congreso federal del partido volviera a discutir sobre el aborto.

De las conclusiones de ese cónclave salió el mandato al partido para que impulsara la reforma de la ley que ahora empezará a redactar el comité de expertos presentado ayer. Esa experiencia acumulada en estos meses da confianza a las socialistas para intentar convencer a las mujeres del PP. Y que sean ellas las que, después, atraigan hacia sus posiciones a los varones conservadores.

Las fuentes consultadas destacan que ahora es más factible lograr ese consenso porque 'el nuevo PP cuenta con mujeres de peso que no son contrarias al aborto'. Se trata, dicen, de convencerlas de que la nueva norma protegerá a las mujeres y eliminará las discriminaciones territoriales ya que hoy día hay autonomías, como Navarra, en las que no se practican abortos.

También impedirá que haya médicos que se declaren objetores de conciencia para no practicar abortos en la sanidad pública aunque sí los realicen en clínicas privadas.Reclamo para el PPPero también, y ello puede ser especialmente atractivo para el PP, introducirá restricciones a la práctica de abortos cuando el embarazo supere el límite legal de las 21 semanas que pretende establecerse.

Sólo en algunos supuestos con justificación médica incuestionable se podrá abortar si se sobrepasan las 21 semanas. De esa manera, la norma ayudará a erradicar los casos de abortos que más han escandalizado en los últimos meses (como el de las clínicas del doctor Morín), que fueron el resultado de mezclar una discutible praxis médica con una ley -la vigente- que permite abortar en cualquier momento del embarazo si existe justificación de que la salud mental de la madre peligra.

Con el consenso del PP para la nueva ley, explican las fuentes consultadas, el aborto saldría del debate político-electoral, lo que sería un avance para las mujeres.

 

El PSOE sabe que cuenta con apoyos suficientes para sacar adelante la nueva ley del aborto. Pero también que esa será una votación de aquellas que exigen al jefe del grupo parlamentario un control milimétrico para ninguno de sus diputados falte de su escaño.

Los socialistas son 169 y cuentan con tener votos favorables de los 3 diputados de ERC, los 2 de IU-ICV, los 2 del BNG, el de Nafarroa Bai y el de UPyD. En total, 178 votos, dos por encima de la mayoría absoluta. Además, cuentan con los diputados no democristianos de los grupos catalán y vasco.