Público
Público

Los taxis colapsan Atocha y dejan desierto el aeropuerto de Barajas

Un paro encubierto protesta por la Ley Omnibús. Insultos y amenazas impiden trabajar a los taxistas que sí lo desean

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

La huelga de taxis ha provocado que el aeropuerto de Barajas no cuente con ninguno de estos vehículos, lo que está obligando a los viajeros a utilizar los autobuses y el Metro para salir de las terminales. Además, medio centenar impedían la entrada de los que sí querían trabajar, con insultos y amenazas. En la estación de Atocha, la concentración de taxis ha colapsado las conexiones por carretera. Los taxistas han permanecido aparcados y se han negado a coger clientes, en contra de las recomendaciones de la Asociación Gremial del Auto Taxi de Madrid a favor de mantener la calma.

Mientras, en la estación de Chamartín, los taxistas se han mostrado indignados con el descontrol de las protestas. 'Es un paro encubierto, pero debería ser una huelga convocada por la Confederación del Taxi a nivel nacional', se quejaba uno de los profesionales del sector, que protestaba por la actitud de los dirigentes de las asociaciones y de falta de información. El colectivo de taxistas se encuentra movilizado desde el jueves en contra de la aprobación por parte del Congreso de los Diputados del artículo 21 de la Ley Omnibus, que supone la liberalización del sector.

Otros taxistas intentaban el jueves cortar Cibeles y Colón. La aprobación tuvo lugar ayer. La medida afectará especialmente a las comunidades que no tienen transferidas las competencias en materia de transporte. Los defensores de la huelga han utilizado también Internet para extender el paro.

La zona de llegadas del aeropuerto de Barajas se encontraba el viernes desierta de taxis. Los viajeros se veían obligados a coger los autobuses y el Metro para salir de las terminales.

Más de medio centenar de taxistas impedían en la mañana del viernes acceder al aeropuerto a los que no secundaban la huelga, y proferían gritos e insultos contra aquellos taxistas que descargaban viajeros en Barajas. Varias unidades de antidisturbios de la Policía Nacional han estado presentes en los aparcamientos de Aeropuerto de Barajas para evitar agresiones y enfrentamientos entre los que seguían la huelga y los que querían trabajar.

Además, cientos de taxistas intentaban cortar Cibeles y Colón, después de que durante la noche del jueves al viernes intentaran hacer lo mismo en la Gran Vía madrileña y afectaran así a la salida de los autobuses nocturnos.

Aunque no está convocada oficialmente ninguna huelga por las organizaciones del taxi, los trabajadores circulaban en su mayoría sin recoger viajeros. También se han producido piquetes para impedir trabajar a los que sí querían hacerlo. La Policía Nacional arrestó el jueves a cinco taxistas acusados de violentar a otros compañeros por ejercer su derecho a trabajar, y otros 33 fueron identificados por diversos motivos de alteración del orden público.

Aeropuertos Españoles y Navegación Aérea (AENA) ha recomendado a los viajeros que vayan a ir al Aeropuerto de Madrid Barajas o que procedan de algún vuelo que, ante la ausencia de taxis, utilicen otros medios de transporte como el Metro o el autobús.

En la estación de Atocha, grupos de taxistas situados en las entradas de la estación de Atocha, tanto en la de los trenes de alta velocidad como de Cercanías, han colapsado las conexiones por carretera y se han mantenido aparcados negándose a coger clientes, en contra de las recomendaciones de la Asociación Gremial del Auto Taxi de Madrid. La Gremial, con más de 10.000 asociados, ha estado durante parte de la mañana recomendando a través de la emisora de radio que no se llevara a cabo ninguna huelga encubierta, a expensas de lo que saliera de los encuentros con el PSOE. Sin embargo, muchos de estos profesionales han decidido hacer caso omiso.

'Con esta ley todo tipo de vehículos podrán cargar viajeros'

Según relataba un testigo, una caravana de taxis acudió hasta la sede de la Gremial para obligar 'a la fuerza' a cortar la emisora, que hasta el momento pedía a los taxistas que realizaran el servicio con normalidad. Después de esto, otros se han dirigido hasta la sede de la Federación Profesional del Taxi, para hacer lo mismo.

'Las emisoras son las que más daño están haciendo', ha asegurado uno de los taxistas en huelga, quen ha explicado que desde la Gremial no les han convocado 'para nada'. 'Se pegan entre ellos, el presidente que tienen (José Movilla) es un 'okupa' y queremos huelga indefinida', ha asegurado.

Otro grupo de taxistas insistía en que el sector tiene que hacer fuerza para forzar de manera urgente 'una huelga indefinida'.

Según han explicado, el artículo 21 de la Ley Omnibus afectará a 'un total de 70.000 familias'. 'Todo tipo de vehículos podrán cargar viajeros. Es necesario que se regularice porque supondrá la ruina para los taxistas. El problema será cuánto se va a cobrar al cliente. Tiene que haber medidas que controlen el ejercicio del sector', han señalado.