Público
Público

El terrorista de Lockerbie puede ser puesto en libertad este jueves

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

El único individuo condenado por el atentado terrorista de Lockerbie, en el que murieron 270 personas, 189 de ellas estadounidenses, puede ser puesto en libertad este mediodía en Escocia.

El ministro escocés de Justicia, Kenny MacAskill, ha tomado ya una decisión al respecto, y todo apunta a que será favorable al libio Ali Mohamed Al Megrahi, de 57 años, aquejado de un cáncer de próstata en fase terminal.

El diario "The Times" informa hoy de que el propio jefe de Estado de Libia, el coronel Muamar al Gadafi, enviará su avión particular para repatriar a su compatriota.

Durante los últimos días, el Gobierno de EEUU y varios legisladores estadounidenses han presionado públicamente a las autoridades escocesas para que no pongan en libertad al libio, condenado a cadena perpetua en 2001.

La secretaria de Estado norteamericana, Hillary Clinton, que calificó su crimen de "horrendo", instó públicamente al ministro escocés a mantener a Al Megrahi en la cárcel para que cumpla la totalidad de su sentencia y en el mismo sentido se pronunciaron siete influyentes senadores estadounidenses, entre ellos Edward Kennedy y John Kerry.

Sin embargo, a los motivos humanitarios para liberar al libio, al que los médicos sólo dan semanas de vida, se suman, según han insinuado varios medios británicos, intereses petroleros.

Tres importantes empresas británicas, Shell, BP y BG, han firmado durante los últimos años acuerdos para desarrollar proyectos en Libia relacionados con la explotación de gas y petróleo.

El príncipe Andrés, segundo hijo varón de la reina Isabel II, ha visitado cuatro veces Libia en los dos últimos años para entrevistarse con el coronel Gadafi y su hijo, con quien también coincidió el ministro británico para la Empresa, Peter Mandelson, este verano durante sus vacaciones en la isla griega de Corfú.

Al Megrahi, ex agente de los servicios de inteligencia libios, fue declarado culpable del atentado cometido en 1988 contra un Boeing de la compañía estadounidense Pan Am que efectuaba el trayecto Fráncfort-Nueva York.

El aparato cayó en Lockerbie, municipio escocés de poco más de 4.000 habitantes, después de que explotara una bomba colocada a bordo.

Sus 259 ocupantes y once vecinos de esa localidad escocesa murieron en el peor atentado terrorista ocurrido nunca en el Reino Unido.