Público
Público

El Tesoro coloca 4.000 millones en deuda a corto plazo con una fuerte demanda

Las peticiones de letras de 3 y 9 meses superan en algo más de 3 veces, hasta los 12.300 millones, la cantidad adjudicada

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

El Tesoro Público ha vuelto a superar su objetivo al colocar 4.010 millones en letras a 3 y 9 meses, y ha bajado el interés del papel a más corto plazo que ofrece a los inversores. La subasta de deuda a corto plazo se ha realizado con una fuerte demanda de papel por parte de los inversores, que han realizado peticiones que superaron hasta tres veces más lo finalmente adjudicado (superaron los 12.300 millones).

En concreto, el organismo ha colocado 890 millones en letras a 3 meses con una demanda que ha superado en 5,8 veces lo colocado ( 5.100 millones), con un tipo marginal del 0,445%, frente al 0,460% de la anterior subasta del pasado 22 de enero.

Además, el Tesoro ha emitido 3.1115 millones en letras a 9 meses, un papel que el organismo ha empezado a vender este año tras la supresión de las letras a 18 meses. En este caso, las peticiones han superado en 2,3 veces las ventas (7.203 millones solicitados).

'Las subastas han sido muy buenas, con tipos en línea de lo esperado y ratios de cobertura elevados', ha comentado Estefanía Ponte, directora de estrategia y economía de Cortal Consors. 'Ha habido una buena demanda para los 9 meses, como cabía esperar', ha añadido Ponte. Por su parte,  José Luis Martínez, estratega de Citigroup, ha comentado que la deuda se ha colocado bien porque 'son plazos muy atractivos porque el escenario impulsa a aparcar el dinero por algún tiempo'.

Pafra los analistas, la próxima gran cita del mercados son los comicios de Italia del próximo fin de semana. Italia celebra el 24 y 25 de febrero comicios que, según sondeos, difícilmente arrojarán una mayoría absoluta lo que obligaría a abordar un proceso de alianzas para formar un gobierno de coalición que asegure la gobernabilidad del país. Según los operadores, el mercado estima que una eventual alianza entre el centro izquierda y la formación de Mario Monti sería bienvenida al mismo tiempo que contempla con inquietud una hipotética coalición nacida de la formación encabezada por Silvio Berlusconi.