Público
Público

UE restringe pruebas con animales, protege a grandes simios

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Por Pete Harrison

Los primates, incluidos los parientesmás cercanos del hombre como chimpancés, gorilas y orangutanes,obtuvieron una nueva protección luego de que el ParlamentoEuropeo dio su apoyo una serie de medidas contra la realizaciónde pruebas científicas en animales.

"El uso de primates no humanos debería permitirse sólo enaquellas áreas biomédicas esenciales para el beneficio de losseres humanos para las cuales no hay disponibles aún otrosmétodos de reemplazo alternativos", indica la nueva ley de laUnión Europea (UE).

La mayor protección fue dada a los "grandes simios", aunquela fuerte presión pública ya había asegurado que no se hayanusado a esos animales en las investigaciones de la UE duranteocho años.

También se tomaron medidas menos estrictas para proteger aotros 12.000 primates menores, como los macacos, usadosanualmente en los laboratorios científicos de la UE.

La revisión de las normas establecidas hace 25 años habíaprevisto originalmente una prohibición más completa sobre lainvestigación con primates, pero esa propuesta inicial recibióun fuerte rechazo en la industria farmaceútica.

Los investigadores argumentaron que los primates sonindispensables para el trabajo que busca la cura paraenfermedades como el sida, el Alzheimer, la hepatitis, lamalaria, la esclerosis múltiple y la tuberculosis.

En teoría, los grandes simios pueden usarse en este tipo deestudios, pero en la práctica las solicitudes de licenciasenfrentan rigurosos controles de la UE.

Según los investigadores, se ha llegado a un justoequilibrio.

"El acuerdo debería traer beneficios directos y tangiblespara el bienestar de los animales y permitir la investigaciónmédica esencial para continuar lanzando en Europa tratamientosnuevos e innovadores", señaló el grupo industrial farmacéuticoEFPIA.

Unos 12 millones de animales vertebrados son usados cadaaño en experimentos efectuados en las 27 naciones del bloqueregional: la mitad para desarrollo de fármacos y pruebas, untercio para estudios biológicos y el resto para pruebas decosméticos, de toxicología y diagnóstico de enfermedades.

Cerca del 80 por ciento de los animales utilizados sonratones y ratas, mientras que los primates representan unaporción muy inferior, cercana a los 12.000 animales.

Los investigadores tendrán que mantener archivos sobre lahistoria individual de cada primate, perro o gato para asegurarque se satisfagan correctamente sus necesidades de bienestar.También se obligará a los equipos a usar alternativas a laspruebas con animales en caso de haber opciones disponibles.

Se pedirá a las autoridades gubernamentales que realiceninspecciones en los laboratorios, algunas sin previo aviso.

Los defensores de los derechos animales dieron a las normasuna recepción mixta, al decir que preservan como suele sucederlos intereses de los laboratorios en Alemania y Gran Bretaña,aunque podrían generar mejoras en Europa oriental.

"Estas directivas plantean un desafío a otros países, comoEstados Unidos, donde los chimpancés aún se usan en grandescantidades", dijo Wendy Higgins, de la entidad benéfica HumaneSociety International.