Publicado: 18.11.2014 14:35 |Actualizado: 18.11.2014 14:35

"Es vergonzoso tener que hacer una huelga de hambre para que te curen"

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

El Hospital Ramón y Cajal ya ha iniciado el tratamiento contra la hepatitis C a Saturnino Cobo, el marido de la mujer que estaba hasta hoy en huelga de hambre tras haber recibido el fármaco que faltaba. Saturnino es el único paciente que actualmente recibe el tratamiento en la Comunidad de Madrid.

La esposa de Cobo, Belén Martín, ha explicado que aproximadamente a las 13 horas de este martes ya se le ha administrado a su marido el fármaco que faltaba y ha dado por finalizada la huelga de hambre.

A pesar de que Martín se muestra contenta de que su marido reciba el tratamiento asegura que esto es una pequeña victoria pero que el verdadero objetivo es que todos los enfermos puedan recibir el tratamiento y seguirán luchando para que ocurra. "Es vergonzoso tener que hacer una huelga de hambre para que te curen", sentencia.

A Saturnino Cobo se le prescribió el tratamiento combinado a base de los fármacos Sovaldi y Daclastavir a finales del mes pasado. La tardanza a la hora de recibir el tratamiento llevó a su mujer, Belén Martín, a ponerse en huelga de hambre el pasado viernes. Ha estado aproximadamente cinco días en esta situación.

Según explicó ayer el Ramón y Cajal, el hospital disponía del Sovaldi desde la semana pasada, pero se encontraba a la espera de recibir el Daclastavir desde fuera de España, lo que requería una autorización. Este lunes se recibió el fármaco.

Desde la Consejería de Sanidad recordaron que la Comunidad de Madrid creó un comité especial dentro del Servicio Madrileño de Salud, formado por hepatólogos y farmacéuticos, para tramitar las peticiones de todos los hepatólogos de los hospitales del SERMAS, a falta del Informe de Posicionamiento Terapéutico (IPT) del Ministerio de Sanidad sobre el Sovaldi, que indica a las Comunidades Autónomas en qué casos se debe prescribir el medicamento. Dicho comité fue el encargado de prescribir el tratamiento combinado con Sovaldi y Daclastavir a Cobo a finales del mes pasado.

Martín ha detallado que su marido está también contento pero que también está "bastante bajo" en cuanto su estado de salud y recalca que la facultativa que la atiende les ha dicho que puede que sea necesario un transplante de hígado, pues tiene el órgano "muy deteriorado".

Los fondos habilitados por el Gobierno sólo valen para 2.500 pacientes.  La esposa de Saturnino Cobo ha achacado al Ministerio de Sanidad de la tardanza en aplicar este tratamiento a los pacientes de hepatitis C que presentan mayor gravedad en su estado y sostiene que los fondos habilitados por el Gobierno sólo valen para 2.500 pacientes.

De hecho, sostiene que el prescribir antes la medicación habría impedido que el hígado de su marido no estuviera tan deteriorado como ahora. "La cirrosis ha corrido como la pólvora en el hígado de mi marido el último mes", apunta

"Esta lucha no ha acabado. Ha sido una batalla y la guerra empieza ahora", ha enfatizado Martín para añadir que los familiares de pacientes de Hepatitis C van a seguir protestando ante el Ministerio o la Consejería de Sanidad.