Público
Público

Vetusta Morla da una "fiesta" en el Festival de Cine de Gijón

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

El Festival Internacional de Cine de Gijón, en su 49 edición, confió en el sexteto 'indie' Vetusta Morla para The Fiesta, su evento musical con el que experimenta por tercer año, y los madrileños, recién llegados de su gira mexicana, han correspondido dando una buena fiesta esta madrugada en La Laboral.

Se la han dedicado "a los cinéfilos de pro", según ha dicho Pucho, líder del grupo tricantino, antes de entonar "Baldosas amarillas", una canción con referencias a Buñuel, en el primero de los bises de un concierto de casi dos horas que comenzó sobre las dos de la mañana.

"Poco más y montamos un colegio electoral", ha bromeado el cantante al iniciar la Fiesta, que, con ese nombre, ha añadido, sólo podía ser "a estas horas".

Más velada ha sido su otra referencia a este 20N electoral, ya que en un estribillo de "Escudo humano" Pucho ha variado esta noche la letra para deslizar que queda mucho más que hacer que ver en la televisión "cómo los malos ganan".

El concierto, además, ha servido para presentar en Asturias su último disco, "Mapas", que han tocado casi entero, once de sus doce temas, ante el millar de asistentes al concierto del Festival de Cine gijonés, abierto este viernes y que proyecta más de cien películas de contenido social en una semana.

Han añadido seis temas de su aclamado primer LP, "Un día en el mundo", así como una canción, "Un plan mejor", no incluida en ninguno de ellos, que fue grabada para una campaña sobre el impacto de la lipodistrofia en los enfermos de sida.

Vetusta Morla han abierto despacio el concierto, como los regalos de Reyes de su canción "Los días raros", con un público aún imbuido del muro de sonido psicodélico de los teloneros, los sevillanos Pony Bravo.

Pero, tras "Boca en la tierra" y "Cenas ajenas", han tocado uno de sus himnos, "Copenhague", que con su repetido "dejarse llevar suena demasiado bien" ha conseguido que sus seguidores se dejasen llevar por su ritmo y comenzaran a bailar.

Pucho ha hecho otra de sus reivindicaciones antes de entonar "En el río", aunque en este caso más bien "en la ría", pues ha opinado que el Centro Niemeyer inaugurado este año junto a la ría de Avilés lo están "rematando de mala manera", y ha deseado que se solucione el conflicto "en favor de la cultura internacional".

Su canción "Valiente", mediado el concierto, en la que Pucho pide que el apuntador le dé la voz, ha contado con la obediencia del público, para ser la más coreada.

Al menos, hasta que han llegado los bises, cuando Vetusta Morla han respondido al "otres tres" (como en bable se piden, en vez del clásico "otra, otra" en castellano), y han finalizado con "Baldosas amarillas", "Sálvese quien pueda" y "La cuadratura del círculo".