Público
Público

La Xunta pide "responsabilidad" y rebaja del 75 por ciento al 29 por ciento el seguimiento

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

La Consellería de Educación ha pedido "responsabilidad" a los docentes y la desconvocatoria del próximo día 27 y ha rebajado al 21,98 por ciento el seguimiento de la huelga de hoy, que los sindicatos cifraron en torno al 75 por ciento de los profesores de la enseñanza no universitaria.

El director general de Centros, José Manuel Pinal, informó de que la jornada de huelga fue seguida por el 29 por ciento de los profesores de primaria y por el 15 por ciento en secundaria. En el conjunto de la provincia de A Coruña, según la Xunta, paró el 20,4 por ciento de los docentes, el 16,6 % en Lugo, el 25,6 % en Ourense y el 24,5 % en Pontevedra.

Por el contrario, fuentes sindicales elevaron el seguimiento de la convocatoria al 75 por ciento y consideraron que la jornada, en la que se celebró una manifestación en Santiago, fue un "éxito", por lo que exigieron que la Consellería rectifique el incremento de horas lectivas y apueste por la enseñanza pública.

En el mismo sentido se manifestaron los portavoces de los grupos parlamentarios de la oposición, el socialista José Luis Méndez Romeu y el nacionalista Carlos Aymerich.

El primero resaltó en declaraciones a los informadores que "no es extraño" que los ciudadanos contesten con manifestaciones, protestas y huelgas a los "ataques" de la Xunta "y de otros dirigentes del PP", en referencia, entre otros, a la presidenta de Madrid, Esperanza Aguirre.

Por su parte, el nacionalista ha lamentado que el presidente de la Xunta, Alberto Núñez Feijóo, "actúe como un contable que presume de cuanto ahorra", en vez de presumir de cuanto invierte en educación, ya que eso es presumir de cuanto se invierte en el futuro del país.

El director general de Centros y Recursos Humanos, José Manuel Pinal, declaró a los informadores que el nivel de seguimiento demuestra que "la gran mayoría del profesorado, que está hoy en clase", está a favor de la decisión de la Consellería sobre el horario lectivo, que se adoptó en beneficio de los escolares, y "no entiende las motivaciones" de la movilización.

Pinal resaltó que las 60.000 horas semanales que se ganan con la medida adoptada por la Consellería suponen que el profesorado gallego pasa a tener "el mismo horario lectivo que la gran mayoría de Comunidades autónomas de España" e insistió en que "más del 80 por ciento del profesorado de España ya tiene este horario y en Galicia ya lo tenían también antes, hasta el 2007".

A las organizaciones sindicales, les pidió "responsabilidad", ya que, "en su momento tuvieron la oportunidad de sentarse en la mesa de negociación y se levantaron y se fueron" por lo que reiteró que deben desconvocar la huelga prevista para el próximo día 27.

Antes de la manifestación de Compostela, convocada por todos los sindicatos de la enseñanza, Anxo Louzao, secretario de CIG-Ensino, mayoritaria en el sector, dijo que la movilización del profesorado trata de decirle a la Consellería de Educación "basta ya de recortes en la enseñanza pública en beneficio de la enseñanza privada; basta ya de agresiones al propio profesorado y basta ya de la política educativa que ha diseñado esta Consellería para la enseñanza pública".

Agregó que el profesorado también esta exigiendo la retirada de la orden que incrementa el horario lectivo y que obliga a hacer funciones que el profesorado no debe realizar, "lo que tiene grandes consecuencias en la calidad de la enseñanza".

Louzao resaltó que en este curso hay en Galicia 1.200 profesores menos y, sin embargo, hay más alumnos, por lo que es imposible atender a las necesidades lectivas y escolares.

Por su parte, Marcelino Brea, secretario general del sindicato de la enseñanza de UGT, preguntado por las acusaciones de que se trata de una huelga política, afirmó, en declaraciones a la prensa, que se trata de "algo que nos temíamos, de lo que no nos podemos librar, porque hay unas elecciones convocadas a la vuelta de la esquina".

Agregó que, "evidentemente, nosotros no tenemos nada que ver con eso y la prueba más evidente es que el año pasado hubo recortes practicados por el Gobierno central, de un color político distinto al de Galicia, y estuvimos en la misma línea de presión".