Público
Público

Zapatero elige a Valeriano Gómez para reconducir el diálogo social

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

El presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, ha puesto a Valeriano Gómez al frente del Ministerio de Trabajo e Inmigración, donde tendrá que encargarse de recomponer el diálogo social, además de afrontar reformas como la del sistema de pensiones o las políticas activas de empleo.

La anunciada sustitución de Celestino Corbacho no ha sido finalmente el único cambio, ya que Zapatero también ha comunicado la sustitución de otros cinco ministros, así como la supresión de los departamentos de Vivienda e Igualdad.

En el ámbito económico, la remodelación no sólo afecta a Trabajo y Vivienda, sino también al Ministerio de Medio Ambiente, Medio Rural y Marino, donde Elena Espinosa deja paso a Rosa Aguilar.

Valeriano Gómez, que vuelve a un departamento que conoce -fue secretario general de Empleo entre 2004 y 2006-, llega en un momento delicado, después de que el número de desempleados haya alcanzado los 4,6 millones de personas.

Previsiblemente la primera reforma que pondrá en marcha será la de las políticas activas de empleo, anunciada para el otoño por Zapatero, que quiere hacer más eficientes los servicios públicos de colocación.

Gómez cuenta con la experiencia de haber negociado con los agentes sociales una reforma laboral en 2006, que incluyó un plan de choque para reducir la temporalidad y un recorte de las cotizaciones sociales, así como una mejora de la prevención de los riesgos laborales.

Zapatero destacó hoy de él que es un "gran conocedor y un gran experto en lo que afecta a empleo, a las relaciones laborales y a las políticas activas de empleo".

Además, aseguró tener plena confianza en él y le elogió por haber defendido "con gran claridad y contundencia" la reforma laboral, a pesar de que los periodistas le recordaron que Gómez, afiliado a UGT, asistió a la manifestación convocada por los sindicatos en la huelga general del 29 de septiembre.

Su predecesor en el cargo, Celestino Corbacho, le ha deseado toda la suerte del mundo y se ha alegrado por el nombramiento del que considera un amigo.

Por otra parte, Zapatero ha decidido eliminar uno de los ministerios más criticados por la oposición y peor valorados por la ciudadanía, el de Vivienda, cuyas competencias seguirá ejerciendo Beatriz Corredor como secretaria de Estado dentro del ministerio de Fomento.

Esta registradora de la propiedad se queda así sin la cartera desde la que durante los dos últimos dos años y medio ha impulsado la rehabilitación y la vivienda protegida como salida a un sector en profunda crisis.

El presidente ha dicho que eliminar Vivienda ha sido una decisión difícil, motivada en parte, por las peticiones realizadas desde el Congreso para que redujera ministerios a causa de la crisis.

A la ex ministra de Vivienda María Antonia Trujillo la desaparición de este departamento no parece haberle sorprendido, puesto que cree que el Ministerio "tocó techo" ya en 2007 cuando ella lo abandonó, al carecer de un mayor número de competencias de las que en un principio se le habían atribuido.

El tercer cambio es el de la responsable de la política agrícola y pesquera, Rosa Aguilar, quien abandonó en abril del año pasado Izquierda Unida, una formación de la que dirigente histórica y con la que fue alcaldesa de Córdoba durante diez años.

Aguilar abandonó IU para incorporarse como consejera del Gobierno andaluz (PSOE).

Por otro lado, la gestión del empleo público, competencia de Presidencia, vuelve a formar parte del Ministerio de Política Territorial, que la perdió en la anterior remodelación de Gobierno.