Público
Público

Pedro Cavadas: "Si yo me trasplantara la cara, no dejaría que me viera ni Dios"

Cirujano plástico y reconstructivo. El especialista, que realizará el primer trasplante bilateral de piernas del mundo y efectuó también el primer implante de cara en España, tiene más de 120 estudios publica

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

El especialista en trasplantes más conocido de España, Pedro Cavadas (Valencia, 1965), considera que las cirugías pioneras que ha llevado a cabo distan mucho de ser retos. Para el autor del primer trasplante de cara en España, al que acaban de autorizar la realización del cuarto y que pronto podría convertirse también en el artífice del primer trasplante bilateral de piernas del mundo, un reto es algo de lo que no se beneficia nadie, 'como subir los 14 ochomiles'. El resto, su trabajo, es 'solucionar problemas a la gente'.

Para seguir profundizando en esta línea, el experto ha participado esta semana en el simposio internacional Las últimas fronteras del trasplante, organizado en Madrid por la Organización Nacional de Trasplantes (ONT) y la Fundación Ramón Areces.

¿Qué recuerda de sus inicios en los trasplantes de tejidos compuestos?

Practico este tipo de trasplantes porque son los únicos que tienen relación con mi especialidad, la cirugía reconstructiva. El primero que hice fue el de manos bilateral, y llegué a ello porque la paciente entró en mi consulta y me dijo: 'Hola, se han hecho trasplantes de manos y quiero que me haga usted uno'. Aunque se habían realizado muy pocos, eran los suficientes como para poder plantearme hacerlos. Así que le dije: 'Vamos a ello'.

Ese trasplante fue el primero de su tipo en España pero, en mayo, se le autorizó a hacer el primero bilateral de piernas del mundo. ¿No le impone un poco de respeto?

Ser pionero es lo de menos, aunque sé que esto excita mucho a los medios y a algún cirujano quinceañero. Pero yo todos esos sarampiones ya los pasé. Me da lo mismo ser el primero, el segundo o el octavo del mundo. Se trata de un paciente con un problema que creo que le podemos solucionar. Además, el hecho de ser el primero no es algo bueno, es malo. Pero, si no hay experiencia previa, qué le vamos a hacer.

¿Existe comunicación entre los pocos equipos que han hecho trasplantes de cara en el mundo? ¿Cuál le parece el más innovador?

En España, hay cero colaboración y, en el extranjero, algo más. Respecto a la innovación, no se trata de innovar, sino de cuál tiene más experiencia. Sin duda, es el equipo de París [el dirigido por Laurent Lantieri]. Los de la Clínica Cleveland de Ohio [que realizaron el primer trasplante de cara en EEUU a Connie Culp, una mujer desfigurada por un disparo de su marido] sólo tienen un caso.

En su día, se dijo que el tercer trasplante facial realizado en España, en el Hospital Vall d'Hebrón era el más completo que se había hecho hasta la fecha...

Yo ese caso no lo conozco muy bien, pero todo eso es jugar a ser el primero, el más grande, el más rápido... Si yo fuera un paciente, no me gustaría que mis médicos jugaran a eso.

La persona a la que usted trasplantó el rostro es el único español en estas circunstancias que no ha comparecido ante los medios. ¿Qué opina?

Mire, si yo me trasplantara una cara, no dejaría que me viera ni Dios. Es el paciente el que tiene que decidir si se expone o no a los medios y, si lo hace, sabe que lo van a freír. Eso sí, lo que él decide, se respeta. Pero a mí lo de enseñar mascotas exóticas nunca me ha gustado. No me gusta ese tipo de medicina.

¿Cree que son necesarios avances en el campo de los inmunosupresores [la medicación que han de tomar de por vida los trasplantados]?

Sí, hacen falta muchas mejoras. En el campo de los inmunosupresores, estamos en lo justo para poder hacer trasplantes, pero este tipo de fármacos tiene muchos problemas ahora mismo. Son demasiado tóxicos. Los inmunosupresores no son una broma, como tampoco lo son los trasplantes: el paciente puede desarrollar toxicidad y complicaciones graves o mortales. Eso sí, creo que habrá avances a medio plazo, quizás en algo más de cinco años .