Publicado: 05.04.2014 13:38 |Actualizado: 05.04.2014 13:38

Disecados 21 corderos para venderlos como obras de arte

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

El "cordero mesa" con cajón que en 1942 pintó Salvador Dalí en "Proyecto de interpretación para un establo-biblioteca" es una de las piezas más esperadas del Salón del Mueble de Milán. 

Las mesas se han realizado con 21 animales que estaban destinados a ser sacrificados para consumo habitual, disecados con un trabajo de taxidermia por la firma parisina Deyrolle, y sobre ellos se ha realizado un trabajo de ebanistería para el cajón.

El mueble está producido por BD Barcelona Design, una empresa española de muebles de autor, se presenta el próximo martes 8 de abril en el Salón del Mueble de Milán, un evento del diseño y la industria del mueble que marca las tendencias en este ámbito.

Jordi Arnau, director BD Barcelona Design, ha explicado que el proyecto nació al revisar la obra pictórica de Dalí para editar alguna pieza, como ya se hizo en 1991 con una silla y una mesa pintadas en 1935, en la primera ocasión en que se produjo un objeto surrealista pintado por Dalí.

Arnau ha recordado que el diseñador Oscar Tusquets encontró el cuadro en el que vio esta mesita con forma de cordero y fue él también quien propuso ponerlo en producción y que la fabricara la firma de taxidermia parisina Deyrolle, con la que el artista catalán mantuvo una intensa relación en vida.

El proceso para convertir la pintura en objeto y en materializarse los "Xai" (cordero en catalán), como se ha denominado al cordero mesa, ha durado casi un año, y en diciembre se empezaron a comercializar a nivel mundial.

El proyecto de los "corderos mesa" está avalado por la Fundación Gala Salvador Dalí, y cada una de las 20 piezas blancas que se han editado están valoradas en 36.500 euros. Además, se ha producido un único "Xai" negro valorado en 72.000 euros.

Según Jordi Arnau, de los 21 "Xai" que se han hecho ya se han vendido diez, nueve blancos y el único negro, a galerías de Hong Kong, y no se descarta que todas las mesitas acaben en manos de coleccionistas chinos.