Público
Público

Teatro Real Las contrataciones del Teatro Real de Madrid: todo queda en casa

Tras la fusión del Teatro Real con el del La Zarzuela, aprobada el viernes en Consejo de Ministros y que los sindicatos consideran una “privatización encubierta”, CCOO denuncia conflicto de intereses en las contrataciones de espectáculos y servicios en el Real con empresas de los propios miembros de su patronato.

Publicidad
Media: 4.67
Votos: 3

Fachada del Teatro Real de Madrid.- EFE

Ya es un hecho. El Teatro Real y el Teatro de la Zarzuela formarán parte de la misma compañía, la Fundación Nacional del Teatro Real y el Teatro de la Zarzuela FSP, una fundación de servicio público que ya gestionaba el Teatro Real, mientras que La Zarzuela dependía directamente del Instituto Nacional de las Artes Escénicas y de la Música (INAEM).

La medida no ha hecho nada de gracia a los trabajadores de La Zarzuela. Diez son funcionarios, 169 son trabajadores fijos y 74 temporales. Ahora, salvo los temporales, pasarán a formar parte de la plantilla del Real manteniendo sus condiciones laborales como personal laboral fijo, aunque hayan accedido a una plaza de funcionario. Temen que el personal de la Zarzuela corra la misma suerte que el del Real, “que se deshizo desde su creación del personal propio, se ha desprendido de artistas y los ha sustituido por contratos con empresas", según denuncia CCOO.

Pero no es solo este cambio lo que temen. Los sindicatos denuncian que la fundación pública del Real funciona en la práctica como una empresa privada. Al menos así lo consideró la Intervención General del Estado en su informe de cuentas del año 2015. También advierten que el objetivo de esta fusión responde a intereses de los patronos de la Fundación del Teatro Real, la inmensa mayoría grandes y conocidos empresarios españoles que, bajo la excusa del mecenazgo, acaban accediendo a contratas públicas con el teatro, utilizan para eventos privados las instalaciones o llevan a artistas que proporcionan sus propias empresas.

Conflictos de interés

Según denuncia CCOO, determinadas contrataciones del Real podrían suponer un “conflicto de intereses”, y eso es precisamente lo que no quieren que ocurra con La Zarzuela. Sin embargo según los estatutos de la Fundación del Teatro Real, “los Patronos pueden contratar con la Fundación, ya sea en nombre propio o de un tercero, previa autorización del Protectorado, que se extenderá al supuesto de personas físicas o jurídicas que actúen como representantes de los patronos”.

Para ello, “será necesaria la previa autorización del Protectorado para la enajenación o gravamen de los bienes y derechos que formen parte de la dotación, o estén directamente vinculados al cumplimiento de los fines fundacionales. Es decir, que todo es perfectamente legal, aunque a la hora de contratar, todo queda en casa.

La primera contratación que llama la atención a CCOO es la del denominado "Universal Music Festival" para 2018 en el Teatro Real. Un festival que va por la tercera edición y que organiza Universal Music con artistas de la firma. Casualmente, es la misma empresa, Universal Music Spain, que preside Gregorio Marañón y Bertrán de Lis, presidente del Patronato de la Fundación Teatro Real y, desde la reciente fusión, también presidente de la fundación conjunta con La Zarzuela. Según CCOO, en la primera edición el Festival, la empresa pagó al Real por el uso del escenario durante las actuaciones de sus artistas, “pero en las siguientes es la Fundación la que paga a la empresa del Presidente”, advierten.

También destaca CCOO que haya vocales del patronato que, apenas dos meses después de entrar en la fundación, salgan al escenario del Real. Se refieren al caso del artista Miguel Bosé, que entró a formar parte del patronato el pasado febrero y, dos meses después, actuó en el teatro como parte de la convención para celebrar el décimo aniversario de la cadena de ópticas Opticalia.

Contratas para los patrocinadores

El sindicato también pone el foco en las adjudicaciones de contratas de servicios con empresas que forman parte de los patrocinadores o mecenas del Teatro Real. Todas se realizan mediante concurso público y concurren varias empresas, aunque algunas adjudicaciones acaban recayendo en empresa que apadrinan al teatro.

Uno de los casos es El Corte Inglés, patrocinador del teatro. En 2015, la empresa Viajes el Corte Inglés fue la adjudicataria, por concurso público, de la gestión servicio de agencia de viajes en el teatro Real, por valor de más de un millón de euros por dos años.

Del mismo modo, la contrata del suministro energético del teatro ha recaído durante varios años seguidos en Endesa, uno de sus principales patrocinadores. Por ejemplo, la contrata de 2015 se adjudicó también por concurso público por un valor de más de 700.000 euros.

En cuanto al servicio de Telecomunicaciones Unificadas de la Fundación del Teatro Real para 2016, recayó en Telefónica (una empresa que se presentó a la licitación) por valor de casi 400.000 euros. La empresa es el mecenas principal de bicentenario del teatro, además de que entre los vocales del patronato se encuentra Isidro Fainé, vicepresidente de Telefónica. Entre el consejo de Protectores, que son quienes validan las contrataciones de artistas y usos de las instalaciones, aparece José Luis Gómez-Navarro, director de Comunicación y Marketing Institucional de Telefónica.

Por último, el servicio de la limpieza de la Fundación del Teatro Real fue adjudicado en 2016, con un duración de dos año y por más de 400.000 euros a la empresa Clece, del grupo ACS, propiedad de Florentimo Pérez, casualmente uno de los vocales del patronato de la Fundación.

"Creemos que deberían haberle comentado que la Fundación del Teatro Real, que argumenta como uno de los motivos de la absorción la necesidad de contar más días de escenario para la lírica, usa días de su escenario para la música pop y paga por algunos de esos espectáculos a una empresa en la que casualmente
participa el Presidente de la Fundación del Teatro Real. Quizá haya algún conflicto de intereses que no le hayan comentado", decían CCOO en una carta abierta al Secretario de Estado de Cultura, Fernando Benzo, que hace una semana justificó la fusión en el Congreso y acusaba a los sindicatos de "mentir" y "manipular" sobre la privatización del Teatro de la Zarzuela.