Público
Público

España se pasea ante Francia y es primera de grupo

Francia decide no competir para evitar a Lituania en semifinales. La Roja, a medio gas, machaca a unos galos entregados y acaba primera. Esolvenia o Finlandia, rival en cuartos

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Los aficionados del Arena de Vilna tienen buenos motivos para denunciar a la selección de Francia por estafa. Ellos pagaron su entrada para ver un partido entre dos de las mejores selecciones del continente y se encontraron con una pachanga infame en la que los galos entregaron el partido desde el primer minuto. La excusa, glosada por L'Equipe, el gran diario deportivo galo, es que querían evitar a Lituania en semifinales. La consecuencia fue una tomadura de pelo generalizada, de ritmo inexistente y en la que ni siquiera se pudo ver a las dos grandes estrellas francesas, Parker y Noah.

Tampoco España se dejó la vida en la cancha, la verdad, pero con un ritmo calmado le bastó para dar una paliza tremenda a Francia e irse casi a los cien puntos, una barrera que parece infranqueable en el baloncesto Europeo de posesiones largas y ataques estáticos. La astracanada gala hace que España sea primera de grupo y ahora se enfrente al que esta tarde gane el Finlandia-Eslovenia. Eso llevará a los españoles a jugar el miércoles y tener así un día más de descanso hasta una hipotética semifinal, que se disputará el viernes. Buen dato para España, una selección de cierta edad a la que no le gusta jugar sin parar. La FIBA, la que ha tramado este sistema de competición, decidió antes de este Europeo que lo más correcto era subir la competición a 24 equipos, una decisión que miró mucho por el dinero que da jugar más partidos, pero muy poco por el baloncesto. Un sorteo increíble en el que todas las favoritas han ido por el mismo lado del cuadro ha hecho el resto y España se enfrentará en la antepenúltima ronda a una bicoca.

El tiro exterior de los de Scariolo funcionó por primera vez en el torneo

España, dentro de lo inútil del partido de ayer, pudo sacar alguna cosa positiva. Por ejemplo, ayer los tiros exteriores entraron como no lo habían hecho en todo el campeonato anteriormente. Navarro hizo un partido perfecto en ese sentido, cuatro tiros de tres, todos ellos encestados. Rudy, el mejor del encuentro, se quedó cerca y anotó tres en cuatro intentos. La selección subió sólo de vez en cuando la intensidad defensiva y ahí robó balones y se dio un festín. Los franceses de físico privilegiado no son nada si no ponen entrega en el partido.

En un encuentro tan raro y frío, España aprovechó para intentar enchufar en el campeonato algunos de sus peones menos preciosos. Por ejemplo, Claver jugó y lo hizo mejor que nunca en este Europeo, cosa que tampoco era muy difícil, ya que, hasta ayer, su aportación había sido nula. Ayer sí, anotó dos triples, llegó a ocho puntos y se sintió parte del proyecto de Scariolo. Algo similar le pasó a Ibaka. Hasta el momento, no había tenido ninguna incidencia en el juego español, ayer dio un poco más con físico, intensidad e incluso alguna canasta de mérito.

FRANCIA, 69 - ESPAÑA, 96.

FRANCIA: Albicy (8), Diaw (5), Pietrus (2), Batum (9) y Traore (16) --cinco inicial-- De Colo (10), Lombahe-Kahudi (1) y Seraphine (18) y Tchicamboud (-).

ESPAÑA: Calderón (-), Navarro (16), Rudy Fernández (15), Pau Gasol (11) y Marc Gasol (9) --cinco inicial--; Ibaka (10), Llull (9), Rubio (-), San Emeterio (4), Reyes (10), Claver (8) y Sada (4).

PARCIALES: 22-21, 16-18, 10-29 y 21-28.

PABELLON: Siemens Arena de Vilnius, 7.000 espectadores.