Público
Público

Sin noticias del COI

Los inspectores olímpicos comienzan su visita a Madrid con mucho hermetismo y poco acceso a la prensa. La candidatura olímpica defiende que la cantidad de dinero a invertir es "casi insignificante"

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Dio tregua la lluvia este lunes, pero no el frío. Mucho y bastante viento. También una decena de manifestantes a las puertas del hotel Eurostars de Madrid. Así fue la recepción a los miembros del COI, que comenzaron de manera casi secreta este lunes su visita a la capital para examinar la candidatura para 2020.

Pese al argumento de Mariano Rajoy en la inauguración oficial de las jornadas, que habló de España como 'un país atractivo y con buen clima', no fue probablemente la bienvenida más cálida a los inspectores olímpicos. El propio presidente del Gobierno concluía su comparecencia sin responder a los medios con un 'me voy que hace un frío espantoso'.

Las protestas venían avisadas ya desde hace tiempo. 'Queremos incordiar. Estaremos donde estén', afirmaban a primera hora de la mañana los manifestantes que aguardaban en la fachada del hotel de lujo en el norte de la capital, cuartel general de la visita. 'Daremos la batalla', zanjó, por su parte, Rajoy. Sin embargo, fue el COI quien la dio. No se advertía que el examen de los inspectores olímpicos sería tan exhaustivo.

Hasta una veintena de preguntas en la segunda de las cuatro ponencias -cerradas al resto del mundo- de hoy, cuestionando las sedes , el coste y su futuro. 'Al COI no le preocupan los elefantes blancos porque no han preguntado por ellos', afirmó uno de los ponentes, José Perurena, en alusión al porvenir de las infraestructuras tras la cita olímpica.

Tampoco le pareció preocupar el severo interrogatorio ni a Ana Botella ni a Alejandro Blanco. Ambos coincidieron en que esperaban esas preguntas. La alcaldesa de Madrid se sumó al misterio de la cita promovido por el COI y rehusó hablar de por qué cuestiones les preguntaron los inspectores. Sí aseguró que el coste de los Juegos es 'perfectamente asumible' y que la financiación de las infraestructuras 'está totalmente garantizada'. El secretario de Estado para el Deporte, Javier Cardenal, fue más allá y afirmó que la cantidad de dinero a invertir es 'casi insignificante'.

Tras la comida, tocó ruta por Madrid y visita a cuatro de las que serían sedes en 2020. Cuatro de las más emblemáticas: el Santiago Bernabéu, la Plaza de Las Ventas, el Palacio de los Deportes y el parque del Retiro. Acompañados de varios deportistas para hacerles más amena la visita y, claro está, arañar votos.

Los inspectores del COI dedicaron la tarde a pasear por la capital y divertirse un rato. Se olvidaron del examen matinal y se entretuvieron primero con Casillas en el estadio del Real Madrid. Los 17 miembros olímpicos tiraron penaltis al portero blanco, que detuvo todos, para sobresalto, al parecer, de Ana Botella. 'La gran sorpresa ha sido que golpean la pelota muy bien', dijo la alcaldesa de Madrid. En el templo merengue, además de Casillas, les acompañaron asimismo el presidente del club, Florentino Pérez, y Emilio Butragueño.

También bromearon en el Palacio de los Deportes, donde simularon tirar canastas y jugadas varias del baloncesto. 'Son unos cachondos', comentaba alguien que los había visto. No será éste, sin embargo, el deporte que acoja el gigantesco pabellón del centro de Madrid. Su lugar será la Plaza de toros de las Ventas, donde fueron escoltados por el exjugador del Real Madrid Alberto Herreros y el presidente del la Federación de Baloncesto, José Luis Sáez. El tour por la capital finalizó en un soleado Retiro, que acogería en 2020 el vóley-playa, tras vaciar uno de los estanques del parque.

Aunque sin preguntas, al menos de Rajoy sí se supo algo. No fue el caso de los miembros del COI, prácticamente desaparecidos toda la jornada. Al menos para los 550 periodistas -140 de ellos extranjeros- que cubren la visita, apenas se les reconoció un minuto en el Santiago Bernabéu. El hermetismo y misterio a su alrededor fue absoluto. Ponencias cerradas a todo el que no fuera de la candidatura o inspector olímpico. Y una sola coincidencia en el mismo lugar: unos 60 segundos en el estadio del Real Madrid a varios metros de distancia y sin cuestiones. Fue el único instante del día en que se les pudo ver y fotografiar. Poco más que un instante, de hecho.

Los periodistas extranjeros, que venían de Tokio, al igual que el COI, también hicieron notar sus quejas. No sólo por este asunto, sino por 'inclemencias' como los cortes en la red WiFi del complejo o el escaso espacio de la zona de trabajo para la prensa. El celo es de los propios inspectores, no de la candidatura, según explicaban desde esta última. Pese a los contratiempos de parte del COI, la prensa foránea -plagada de japoneses y turcos- también se divirtió haciéndose las típicas fotos en el Bernabéu.

Una jornada inaugural muy confidencial y 'muy intensa', como coincidieron a última hora de la tarde Botella, Blanco y Cardenal. Y promete serlo aún más este martes, cuando se esperan las protestas de bomberos, trabajadores municipales y el comienzo de la huelga en el Metro.