Publicado: 09.04.2014 13:23 |Actualizado: 09.04.2014 13:23

Pistorius: "Comprobé si Reeva respiraba y ya no lo hacía"

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Nueva sesión del juicio contra el mediático atleta paralímpico surafricano Oscar Pistorius por el presunto asesinato de su novia, la modelo Reeva Steenkamp. Los fiscales estatales han comenzado su interrogatorio al deportista prometiendoó " llegar a la verdad " en torno a la muerte de la joven en el día de San Valentín del año pasado.

"Mataste a Reeva Steenkamp , ¿no es así?", le ha espetado sin rodeos el fiscal Gerrie Nel, pregunta a la que Pistorius ha vuelto a responder que él solo había cometido un error al confundir a su novia con un ladrón que había entrado en su vivienda de lujo.

La sesión se ha iniciado con la continuación de la declaración que comenzó ayer el propio Pistorius. Luchando por contener las lágrimas, ha relatado a la Corte Suprema de Petroria los momentos inmediatamente posteriores a los disparos y la forma en que trató desesperadamente de revivir a Steenkamp, la cual recibió tres de los cuatro disparos que se efectuaron a través de la puerta del baño cerrada.

Pistorius, que se enfrenta a cadena perpetua si es declarado culpable de asesinato, ha insistido en que el asesinato fue un error trágico y que disparó después de confundirla con un intruso.

"Comprobé si ella seguía respirando y no seguía", ha descrito el atleta amputado de las dos piernas, sobre sus supuestos intentos desesperados por reanimar a la modelo de 29 años, que falleció por uno de los disparos que impactó directamente en su cabeza. "Podía sentir que la sangre corría sobre mí ", ha descrito Pistorius.

También ha narrado que se las ingenió para llevar a Steenkamp por las escaleras, donde los vecinos trataron de administrar los primeros auxilios antes de que llegaran los paramédicos. Pero Pistorius dijo que sabía que Steenkamp - con quien dijo que estaba pensando en comprar una casa - ya estaba muerta.

"Los paramédicos llegaron. Pidieron un poco de espacio para trabajar, por lo que me puse de pie ", dijo , con la voz temblorosa por la emoción. "Reeva, Reeva ya había muerto mientras yo la sostenía, antes de que llegara la ambulancia, así que sabía que no había nada que pudieran hacer por ella".