Público
Público

Los accionistas de Unicaja aprueban iniciar los trámites para cotizar en bolsa 

El banco andaluz colocará primero las acciones entre los inversores cualificados antes de la cotización y en una segunda fase ampliará el capital para nuevos accionistas institucionales

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Unicaja coloca entre los inversores cualificados nacionales y extranjeros 625 millones. EUROPA PRESS

La entidad bancaria andaluza Unicaja aprobó este miércoles en junta de accionistas solicitar la admisión a negociación en bolsa tras colocar entre inversores institucionales acciones nuevas equivalentes a un máximo del 43 por ciento de su capital.

Inicialmente ofrecerá a inversores cualificados nacionales y extranjeros 625 millones de acciones nuevas a un precio por determinar en función de la prospección de la demanda, afectará 625 millones de acciones.

Una vez realizada la colocación, que contempla la posibilidad de resultar incompleta, la sociedad hará un "listing" de las acciones con la proyección de poder realizar, una vez cotizada, una ampliación de capital también para ofrecer títulos nuevos a accionistas institucionales.

La colocación inicial, cuya orientación de precio está por determinar en función de la prospección de la demanda, afectará 625 millones de acciones.

La ampliación en la segunda fase podrá ascender a un máximo de 62,5 millones de nuevas acciones, equivalente al 10 por ciento de la oferta inicial que las empresas que salen a cotizar suelen reservar al "green-shoe" u opción de compra adicional para los colocadores.

A diciembre de 2016, el capital de Unicaja estaba representado por 922 millones de acciones, según su informe anual. La Fundación Bancaria Unicaja es el primer accionista con el 86,7 por ciento del capital, por lo que podría perder la mayoría si la operación se ejecuta con éxito.

Según cálculos de Reuters, la colocación previa y ampliación posterior podrían poner en manos de inversores institucionales hasta casi un 43 por ciento del capital.

Unicaja, que se había comprometido a salir a bolsa en el marco de la fusión con varias cajas de ahorro de Castilla y León que recibieron ayudas públicas, tuvo que posponer sus planes el año pasado porque las condiciones del mercado español se complicaron ante la falta de Gobierno.

La entidad, que a finales de junio gestionaba 61.574 millones de euros, declaró en 2016 un beneficio atribuido de 142 millones de euros con un ROE del 4,9 por ciento y una ratio de capital CET1 del 13,8 por ciento.

La aprobación de los trámites, sin embargo, llega en un momento dulce para el mercado de acciones.

Los accionistas, en su junta general ordinaria, han aprobado también las cuentas anuales y el informe de gestión de Unicaja Banco correspondiente al ejercicio de 2016, así como la distribución del resultado del ejercicio, mediante un dividendo en efectivo de 17 millones de euros, lo que refleja, un año más, "el compromiso de la entidad con sus accionistas".

Crecimiento de la bolsa española

La bolsa española se encuentra en niveles no vistos desde hace 20 meses con particular bonanza en valores financieros.

El repunte experimentado por la renta variable este año ha animado a más empresas españolas a salir a bolsa después de la sequía del año pasado, con el Gobierno en funciones durante diez meses tras dos elecciones inconclusas.

En marzo, Prosegur Cash, la filial de gestión de caudales de Prosegur, se convirtió en la primera empresa española en salir al principal mercado doméstico desde Coca Cola European Partners el pasado junio. Su valoración alcanzó los 3.000 millones de euros.

La inmobiliaria Neinor saltó al parqué a finales de marzo con un valor bursátil de 1.300 millones de euros mientras que el grupo de componentes automovilísticos Gestamp debutó valorado en 3.222 millones de euros el pasado 7 de abril.

La OPS de Unicaja reanimaría al sector bancario doméstico en un momento en que el Gobierno estudia una posible fusión entre Bankia y BMN para tratar de recuperar parte de los fondos públicos que empleó en rescatar varias entidades tras el estallido de la burbuja inmobiliaria que le forzó a pedir ayudas a Europa en 2012.

Junto con la privatización de estas dos entidades, que combinan activos por 230.000 millones de euros, el aparentemente ya saneado sector bancario español tiene otra incógnita por resolver en Popular, que busca una nueva ampliación de capital o una fusión para solventar sus problemas de balance.