Público
Público

Bufetes de EEUU estudian denunciar al Popular tras las deficiencias en las cuentas de 2016

La firma australiana Pepper y el banco español rompen las negociaciones que mantenían para crear una sociedad conjunta de financiación al consumo

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Una sucursal del Banco Popular. E.P.

Los despachos de abogados estadounidenses Goldberg Law PC, Glancy Prongay & Murray y Levi & Korsinsky han comenzado una investigación para estudiar posibles denuncias a Popular tras las deficiencias detectadas en las cuentas de 2016 y comunicadas el martes pasado a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV).

En concreto, estas tres firmas, dos ubicadas en Los Angeles y una en Nueva York, han informado de la apertura de una investigación a la entidad por "posibles violaciones a las leyes federales sobre valores", según han señalado en sendos comunicados.

El despacho Goldberg Law PC detalla que la investigación se enfoca en "si Popular y algunos de sus directivos" violaron la ley federal estadounidense. Por su parte, Glancy Prongay & Murray ha indicado que investiga "potenciales demandas sobre el comportamiento de los inversores de Popular en relación con posibles violaciones a la ley del mercado de valores por parte de los directivos de Popular".

Las tres firmas se refieren a la caída de las acciones de la entidad como consecuencia del anuncio de los errores financieros detectados por una auditoría interna de la entidad relacionados con su ampliación de capital de 2016 y, posteriormente, de la dimisión de su consejero delegado, Pedro Larena.

Así, estas firmas se unen a los bufetes especializados en la defensa de los inversores Rosen Law Firm y Khang & Kang LLP, que el martes anunciaron la puesta en marcha de acciones similares.

Rosen Law Firm señaló que está investigando una posible reclamación sobre valores en representación de los accionistas del Popular derivada de acusaciones de que la entidad podría haber emitido información engañosa a la comunidad inversora. De su lado, el despacho Khang & Khang LLP apuntó que estudia una posible demanda contra el Popular por posibles violaciones de las leyes federales sobre valores cotizados.

Negociación rota

De otro lado, el grupo financiero australiano Pepper ha informado este jueves que las conversaciones que mantenía con el atribulado banco español Popular para crear una sociedad conjunta de financiación al consumo habían concluído sin éxito. En un comunicado, Pepper ha explicado que la decisión de no seguir adelante con este emprendimiento a partes iguales se debía a un cambio en las prioridades estratégicas.

La australiana ha añadido que sigue comprometida con su negocio actual de financiación al consumo en España y que confía en su futuro en solitario.

El Banco Popular atraviesa desde el verano pasado una fuerte crisis en la que se ha remodelado por completo su cúpula directiva, que era la que había iniciado las negociaciones con Pepper. Hace tres semanas, tomó finalmente el timón Emilio Saracho, un histórico de la banca de inversión, en sustitución del anterior presidente Ángel Ron, cuya salida se vio forzada por accionistas relevantes de la entidad.