Publicado: 10.04.2015 10:05 |Actualizado: 13.04.2015 12:19

Caixabank no descarta vender su participación en Repsol

Isidre Fainé medita seriamente sacar a bolsa Criteria, el holding de participaciones del banco, donde también están las participaciones en Gas Natural y Abertis

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:
El presidente de Repsol, Antoni Brufau (d.), y el presidente de CaixaBank, Isidre Faine (i.), en la junta de accionista de la petrolera.

El presidente de Repsol, Antoni Brufau (d.), y el presidente de CaixaBank, Isidre Faine (i.), en la junta de accionista de la petrolera hace unos meses.

MADRID.- El grupo Caixa prepara una operación que le permitirá monetizar su participación en Repsol valorada en unos 2.600 millones de euros, reducir el consumo de capital regulatorio y mantener el control sobre la petrolera.

El banco confirmó el viernes declaraciones de su presidente Isidre Fainé al diario Financial Times (FT) en el sentido de que en su pipeline se encuentra una colocación en bolsa de Criteria y que antes, el holding compraría una parte del 11,9% que Caixabank posee directamente en la petrolera Repsol, donde es su primer accionista. En todo caso, dejó claro que en estos momentos no hay ni un calendario ni un plan fijado.

Caixabank tendría que reservar en su balance al menos un 2,5% de Repsol ya que tiene emitidos en el mercado unos bonos convertibles en acciones de la petrolera que eventualmente supondrían la entrega de ese porcentaje de capital.

Teniendo en cuenta este dato, la participación a vender, un 9,4%, tendría un valor aproximado de 2.400 millones de euros que, según analistas, Criteria podría financiar con un crédito puente o una emisión de bonos a repagar una vez que realice la colocación en bolsa de Criteria.



La normativa europea de solvencia de capital penaliza participaciones no bancarias que superen el 15% de los recursos propios


"La operación les puede salir redonda", explicó un analista. "Por un lado mantienen su participación y posición de mayor accionista en Repsol, por otra monetizan en Caixabank esta participación y, además, reducen el consumo de capital que suponía mantenerla bajo el paraguas del banco". La normativa europea de solvencia de capital penaliza participaciones no bancarias que superen el 15% de los recursos propios computables, un caso que aplica en la participación de Repsol.

Aunque Repsol aportó en 2014 al balance de Caixabank 308 millones de euros en dividendos, también tiene un elevado consumo de capital, ya que el coste de la participación declarado asciende a 3.413 millones de euros. Aunque no fue posible contrastar con el banco el impacto en capital de su participación, cuando Caixa colocó el bono convertible en acciones de Repsol explicó que la operación (que afectaba a un máximo del 2,5%  de la petrolera) tendría un impacto positivo en su ratio de capital fully loaded de unos 37 puntos básicos.

Directamente bajo el balance de Caixabank figuran también la exposición multimillonaria a un 5,25% de Telefónica cuyo valor bursátil ronda los 3.130 millones de euros y que en 2014 aportó 177,6 millones de euros en dividendos. Fuentes próximas a la operación explicaron que la participación en la operadora de telefonía todavía seguirá en manos de Caixabank, que pretende aprovechar así las sinergias derivadas de la expansión tecnológica y digitalización de la entidad.

Banco, holding, fundación

El grupo catalán, uno de los grandes poderes bancarios del país al ser tradicional respaldo financiero de la industria española, tiene una de las mayores carteras industriales de Europa que, bajo la nueva remodelación, pasarán casi en su totalidad a gestionarse en el holding con presencia de inversores privados.

Según analistas, la operación cumplirá también con el objetivo de que Caixabank centre sus esfuerzos en la banca comercial y el grupo pueda al mismo tiempo gestionar su cartera industrial fuera de la entidad en un grupo que, además, controla una de las mayores fundaciones del mundo.

Tras sus múltiples incursiones en negocios energéticos o concesionales, la entidad ha mostrado últimamente una mayor actividad en el negocio corporativo estrictamente bancario con numerosas compras en España y en vigor una opa por su participada portuguesa BPI que, en parte, podría ser financiada con los fondos obtenidos por Repsol.

En Criteria, fuera del balance del banco cotizado, se agrupan entre otras participaciones del 34,3% en Gas Natural, un 23,1% de Abertis, ambas con perfiles de elevado dividendo que parecen óptimas para atraer el interés inversor en un hipotética salida a bolsa.

Con datos de finales de 2014. El valor neto de los activos agrupados en el holding ascendía a 20.040 millones de euros. La operación de salida a Bolsa de Criteria cumpliría adicionalmente con el objetivo de aumentar el capital privado en Caixabank ya que la participación del 58,9 por ciento que el grupo retiene en el banco - con un valor bursátil próximo a los 15.000 millones de euros - cuelga también de Criteria.

Etiquetas