Público
Público

La eléctrica estatal China Three Gorges lanza una opa por la portuguesa EDP

Las empresas del gigante asiático vienen comprando activos en Portugal, desde infraestructuras a seguros y bancos, desde la crisis de deuda del país entre 2010 y 2013

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Una torre y unas chimeneas de una planta de la eléctrica portuguesa EDP, en Sines, cerca de Setubal. REUTERS/Jose Manuel Ribeiro

La compañía eléctrica estatal China Three Gorges (CTG) lanzó el viernes una opa para hacerse con el control de la mayor empresa de Portugal Energias de Portugal (EDP) y ofreció una prima de casi el 5% sobre el precio de cierre de las acciones de la eléctrica.

El valor total de la oferta es de 9.070 millones de euros (10.830 millones de dólares), que excluye un 23% de participación ya en manos de CTG, dijeron la compañía china y el mayor accionista de EDP en un comunicado difundido a última de hora del viernes en Lisboa.

Las informaciones de que EDP podría ser objetivo de adquisición de grandes empresas extranjeras llevan circulando durante más de un año, durante el cual CTG continuó elevando su participación, que culminó en una oferta de 3,26 euros por acción.

CTG dijo en su oferta preliminar que quiere llegar a al menos el 50% de las acciones con derecho a voto más una acción ordinaria en la compañía. También ofreció 7,33 euros por acción de la unidad de energía eólica de la compañía, EDP Renovaveis, por debajo de su precio de cierre de 7,84 euros.

De llevarse a cabo el acuerdo, sería la última de una serie de adquisiciones de compañías chinas en Portugal. Han estado comprando activos, desde infraestructuras a seguros y bancos, desde la crisis de deuda de Portugal entre 2010 y 2013.

EDP es la mayor compañía de Portugal en activos y también posee negocios en España, Brasil y Estados Unidos.

El valor de mercado de la compañía era de 11.400 millones de euros al cierre del viernes y tiene una deuda neta de 13.800 millones de euros.

La empresa sirve a casi 10 millones de clientes en el mercado de la electricidad y a 1,6 millones de clientes de gas natural y posee más de 330.000 kilómetros de líneas de transmisión de energía.

El primer ministro, Antonio Costa, dijo a periodistas más temprano que el Gobierno portugués no tenía objeciones a la oferta.

CTG dijo que estaba "totalmente comprometida con preservar la identidad portuguesa de EDP y su autonomía".