Público
Público

El FMI pide a Draghi que no cierre la puerta a más medidas de estímulo

El organismo internacional recomienda acelerar el saneamiento de la banca europea porque limitaría los riesgos a la baja en la Eurozona

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

El economista jefe del Fondo Monetario Internacional (FMI), Maurice Obstfeld (i), y la jefa de estudios del Departamento de Investigación del FMI, Oya Celasun (d), a su llegada a la presentación del 'World Economic Outlook' en la sede del FMI en Washington. EFE/Michael Reynolds

El Banco Central Europeo (BCE) debería mantener su actual postura para impulsar las expectativas de inflación y la recuperación de las economías de la eurozona e incluso ampliar sus medidas si no logra estimular la inflación subyacente, según recomienda el Fondo Monetario Internacional (FMI), que por contra, espera una mayor rapidez en la normalización de los tipos en EEUU.

"El Banco Central Europeo debería mantener su actual orientación acomodaticia. Si la inflación subyacente no repunta, podría ser necesario ampliar las medidas de expansión", apunta el FMI en su informe World Economic Outlook (Perspectivas económicas mundiales).

En este sentido, la institución internacional subraya que la política monetaria ganará enormemente en efectividad si viene respaldada por medidas de saneamiento de balances y fortalecimiento del sector financiero, así como por un uso del espacio fiscal disponible y la aceleración de las reformas estructurales.

En la reunión del Consejo de Gobierno del BCE del pasado 9 de marzo, Mario Draghi sugirió que la entidad no contempla la posibilidad de ampliar su abanico de medidas de estímulo al considerar que el afianzamiento de la recuperación de la zona euro ha acabado con el carácter de urgencia para tomar nuevas medidas extraordinarias.

Por otro lado, el FMI reconoce en su informe que "la normalización de las tasas de política monetaria de las economías avanzadas no será tan gradual como lo proyectó la edición de octubre de 2016", sobre todo en el Reino Unido y EEUU.

En este sentido, ante el aumento previsto del déficit fiscal estadounidense, la política monetaria de la Reserva Federal sería algo menos acomodaticia de lo proyectado, en vista de la intensificación de la demanda y de la presión inflacionaria.

"Se prevé que la tasa de política monetaria estadounidense subirá 75 puntos básicos en 2017 y 125 puntos básicos en 2018, para alcanzar un nivel de equilibrio a largo plazo justo por debajo del 3% en 2019", apunta la institución.

Banca europea

Ante las limitaciones que afronta la política monetaria, el FMI recomienda acelerar el saneamiento de los balances bancarios y la resolución de préstamos en riesgo de mora, para dar así un impulso al crecimiento y limitar los riesgos a la baja en la zona euro.

"Una de las prioridades esenciales es acelerar el saneamiento de los balances bancarios y la resolución de préstamos improductivos, entre otros combinando un mayor respaldo supervisor, la reforma del régimen de insolvencia y el desarrollo de los mercados de deuda problemática", apunta el FMI.

Asimismo, la institución subraya la "vital importancia" de completar la unión bancaria, incluyendo la introducción de un programa común de garantía de depósito dotado de un mecanismo de apoyo fiscal común.

"Estas medidas reforzarían la transmisión de la acomodación de la política monetaria a la economía real y facilitarían la consolidación y reestructuración del sector bancario", concluye el Fondo.