Público
Público

La inmobiliaria Aedas Homes debuta en bolsa con caídas 

La compañía destinará el dinero de la operación a financiar compras por hasta 250 millones en los próximos años para construir viviendas

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

David Martínez, CEO de la promotora AEDAS Homes, durante la salida a bolsa de la compañía.

La promotora inmobiliaria Aedas ha iniciado su andadura bursátil con descensos tras haber fijado su precio de colocación en la parte más baja del rango no vinculante (31,650 euros por título). El grupo arracó su primera jornada de cotización con caídas superiores al 6%; minutos después del inicio de la cotización remontaba hasta caer un 0,158%; y al final de la sesión se dejó un 5,21%, para cerrar en 30 euros.

La de Aedas es la decimotercera salida a bolsa por volumen en Europa y ha sido colocada por Goldman Sachs, Citi, Banco Santander y UBS.

Se trata de un grupo que se creó con los activos de la antigua Parquesol, con una amplia cartera de suelo pero que todavía no ha entregado apenas viviendas y que quiere aprovechar la mejoría macroeconómica en España y el incremento de los precios del mercado inmobiliario para construir nuevas promociones. Está participada en su mayoría por el fondo estadounidense Castlelake.

Aedas sigue los pasos de Neinor, otra promotora con características similares, cuya salida a bolsa captó mayor interés debido a un momento de mayor apetito inversor. Según los analistas, la salida a bolsa de Aedas se ha visto afectada negativamente por la crisis catalana, que ha asustado a los potenciales inversores por la prevista volatilidad en el mercado.

La operación combina la venta de casi 3,16 millones de acciones nuevas y 17,92 millones de acciones existentes, lo permite a sus socios captar 567 millones. Castlelake saca a bolsa un 41% de su capital, aunque su participación se diluirá en función del ejercicio del greenshoe de los colocadores hasta el 51,7% o el 56,13%.

La inmobiliaria destinará el dinero levantado en la operación a financiar compras de suelo que podrían rondar los 200-250 millones en los próximos años para construir viviendas.

El ciclo inmobiliario suele llevar tres años desde que se compra el suelo hasta que se entrega la vivienda, lo que llevará al grupo a no pagar dividendo en los tres primeros años de vida bursátil. A partir de esa fecha, prevé remunerar a sus accionistas con entre el 60% y el 80% de su beneficio, que en 2017 ya se verá impactado por un extraordinario motivado por el pago de incentivos a sus gestores por la OPV.