Publicado: 28.04.2014 11:57 |Actualizado: 28.04.2014 11:57

Báñez asegura contra agresiones a los funcionarios de las oficinas que gestionan prestaciones

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

El Ministerio de Empleo ha suscrito una póliza de seguros colectiva para los trabajadores del Servicio Público de Empleo Estatal (SEPE) destinados en las oficinas de prestaciones, según ha informado este lunes la Central Sindical Independiente y de Funcionarios (CSI-F) con motivo de la conmemoración, hoy, del Día Internacional de la Salud y Seguridad en el Trabajo.

Mediante dicha póliza, se ofrecerá a los trabajadores de estas oficinas asistencia letrada específica, garantizando los gastos judiciales y las reclamaciones de daños y perjuicios ante daños corporales, insultos, amenazas, intimidaciones o coacción, daños materiales al vehículo de su propiedad o perjuicios patrimoniales.

En caso de agresión física, Empleo ha habilitado un teléfono especial (902 42 56 27), en el que los trabajadores tendrán a su disposición un abogado para que les informe del alcance de los derechos que, con carácter general, le asisten y la mejor manera para defenderse.

Las agresiones han aumentado desde el inicio de la crisis, afirman

CSI-F ha explicado que, desde el comienzo de la crisis, las situaciones conflictivas en estas oficinas han ido en aumento, por lo que que había pedido a Empleo que tomara cartas en el asunto. Estos funcionarios atienden a diario a personas que, en muchos casos, se encuentran en una situación "desesperada" por encontrarse en paro y que, en ocasiones, carecen del derecho a prestaciones o subsidios.

Según un informe de la propia administración citado por CSI-F, las principales causas de los incidentes en estas oficinas son la denegación de solicitudes de prestaciones o subsidios, desacuerdo con la información recibida por el empleado público, petición de documentación, solicitud de certificados, carecer de cita previa o presentarse fuera de hora.

Según CSI-F, Empleo es consciente de que el número de comunicaciones oficiales de incidentes por violencia es reducido (123 en todo 2013) por la creencia de que denunciarlo "no sirve para nada" o por el miedo a las represalias de los usuarios. Por esta razón, anima a los trabajadores a denunciar y a no tolerar estas situaciones.

CSI-F cree que estas comunicaciones no reflejan la realidad, teniendo en cuenta en que solo en el último año se han llevado a cabo más de 13 millones de gestiones cara al público y que se producen llamadas a la policía "prácticamente a diario".

Las agresiones se producen más sobre mujeres (un 52% frente al 36,5% de los hombres) porque son mayoría en la plantilla. Además, Empleo señala en un informe nuevas situaciones que hasta ahora no se habían producido, como la grabación por móvil a los trabajadores y la amenaza de difusión en las redes sociales o la realización de amenazas por dichas redes.

Como consecuencia de estas situaciones, algunos empleados sufren situación de ansiedad, nerviosismo, angustia, tensión arterial, temor o miedo a represalias, indefensión, menosprecio por el trabajo que realizan a diario o desprotección por no existir vigilantes de seguridad en sus oficinas, explica CSI-F.