Público
Público

Griñán decide que las andaluzas sean en marzo de 2012

El presidente de la Junta opta por que las elecciones se celebren separadas por primera vez desde 1994

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Las elecciones andaluzas se celebrarán en marzo de 2012, probablemente el día 4, y, por primera vez desde 1990, serán en solitario.

Así lo manifestó ayer la consejera de Presidencia, María del Mar Moreno, con lo que zanjó definitivamente las especulaciones sobre la fecha electoral idónea para un socialismo andaluz en horas bajas. La decisión del presidente José Antonio Griñán no es compartida por buena parte de la vieja guardia del PSOE, que en privado considera que es mejor, una vez más, convocar elecciones conjuntas. El PP, que siempre ha abogado por comicios en solitario, no pareció alegrarse esta vez. Su deseo es que se celebren cuanto antes. IU, que también ha apostado tradicionalmente por elecciones separadas, sí mantuvo la coherencia y se congratuló de que la fecha elegida por Griñán 'permita desarrollar un auténtico debate andaluz'.

El presidente ha decidido agotar la legislatura persuadido de que si hubiera adelantado los comicios, los habría perdido por el efecto de arrastre de una derrota en las generales. Griñán le dijo la semana pasada a Alfredo Pérez Rubalcaba, que lo visitó en Sevilla y quien también creía que era mejor convocar el mismo día a los ciudadanos a las urnas,que hay dos factores que le aconsejan irse a marzo. Por un lado, goza de mayoría absoluta y ello le da margen para seguir gobernando sin sobresaltos hasta la primavera y, por otro, que hay un proyecto en marcha después del impulso político que le dio a su Ejecutivo en el Debate sobre el Estado de la Comunidad del pasado mes de junio.

Su número dos, Mar Moreno, dijo ayer, tras ser preguntada sobre el hecho de que desde el año 1996 las elecciones generales y andaluzas hayan coincidido, que en la historia de la autonomía andaluza ha habido muchas ocasiones con elecciones conjuntas y también separadas, 'cuatro y cuatro'. En 1994, la coincidencia de las andaluzas fue con las europeas. Moreno agregó que la variedad de análisis va a ser muy amplia, pero aclaró que ella no comparecía para dar 'valoraciones del Gobierno sobre escenarios políticos'. 'Hoy no hay mucho más que decir por parte del Gobierno de Andalucía', apostilló.

El PSOE, que ha ganado las ocho elecciones autonómicas, perderá por primera vez, según vaticinan todas las encuestas, lo que le obligará a pactar con IU si quiere formar de nuevo gobierno. El PP puede impedir ese acuerdo de izquierdas si alcanza una histórica mayoría absoluta que esta vez sí tiene al alcance de la mano. La distancia el pasado 22-M fue de siete puntos a favor del PP, si bien la solvente encuesta difundida el jueves por la Universidad de Granada elevaba a casi 15 puntos la ventaja del PP. En principio, diez puntos de diferencia garantizan la mayoría absoluta en la Cámara andaluza.

La última vez que se celebraron elecciones separadas en Andalucía, en 1990, cuando ganó el PSOE holgadamente, la participación se quedó en un escaso 55,3% lo que, de repetirse, podría causar esta vez problemas a los socialistas, porque el electorado del PP está muy motivado ante la perspectiva de poder gobernar por primera vez la Comunidad. Cuando se han celebrado con legislativas, la participación se situó por encima del 70%. En 2008, votó el 73,3% del censo. Los estrategas socialistas han entendido hasta ahora que la participación les favorecía. Sin embargo, los resultados de las municipales desmontaron todas las presunciones. Ahora, en la dirección regional del PSOE se presume que tras la derrota habida el 22-M y la que puede venir el 20-N, el electorado andaluz se alzará para frenar una tercera victoria del PP.

El PSOE logró en el Debate sobre el Estado de la Comunidad sacar ligeramente la cabeza por primera vez en meses. Ya no sólo se habla de crisis, de la rebelión de los funcionarios o de la corrupción de los ERE. Ahora, gracias a la iniciativa de Griñán de difundir voluntariamente su declaración de la renta y de las movilizaciones del 15-M, también están en el debate público el megasueldo de Javier Arenas el político mejor pagado de Andalucía y una batería de medidas de transparencia y de calidad democrática impulsadas por el PSOE y pactadas con IU y PP en el Parlamento.