Público
Público

La guerra de 'lemas' amenaza la unidad catalana frente al TC

El PSC exige que la marcha del sábado sea integradora, con Montilla y la senyera' al frente y no con una pancarta sobre "el derecho a decidir"

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Alguien deberá ceder hoy si se quiere evitar la imagen de división. Mal empezó la semana para los que esperan una marcha reivindicativa y masiva este sábado en Barcelona contra el fallo del Tribunal Constitucional (TC) que recorta el Estatut. La incomodidad del PSC con el lema soberanista de la manifestación ('Nosotros decidimos, somos una nación') ha chocado con la negativa de la organización convocante, Òmnium Cultural, apoyada (o presionada) por CiU, ERC e ICV-EUiA y centenares de entidades, de cambiar el formato.

Los socialistas entienden que la marcha, para asegurar que dé cabida a autonomistas, federalistas e independentistas, deben abrirla José Montilla y el mayor número de representantes institucionales provistos sólo de la senyera. Y es que el PSC no está a gusto con el lema por el que en su día optó Òmnium cuando empezó a preparar la manifestación. Según el PSC, el eslogan inicialmente pensado para abrir la marcha, en la que se implicaron CiU, ERC, ICV-EUiA y la UGT, es de sesgo soberanista. Tras la reunión ayer de su ejecutiva, su portavoz, Miquel Iceta, recordó que no debe ser la manifestación de Òmnium, 'sino la de Catalunya' y avisó del riesgo de hacer 'un pésimo servicio' a la 'nación'.

CiU y ERC presionan a Òmnium para que no altere el formato de la cabecera

Esta mañana se reunirán en la sede de la entidad nacionalista organizadora representantes del PSC y del resto de partidos implicados, además de los de CCOO y UGT. Intentarán acordar un formato en el que todos estén cómodos. Ayer se llegó a plantear como solución intermedia que la cabeceraque ocupará todo el ancho del Passeig de Gràcia, en Barcelona la formen los dos lemas al mismo nivel, el soberanista de Òmnium y la senyera con Montilla al frente. Así, ni unos quedarían en segundo plano, ahorrando el enfado de un independentismo movilizado contra el TC, ni otros deberían desfilar tras una pancarta soberanista con el problema que eso les podría crear ante parte de su electorado y del propio PSOE.

Unos y otros medían ayer fuerzas. Hace días que Òmnium colgó su propuesta en la red con la web www.somunanació.cat. Ayer se habían sumado a la marcha y al lema 584 entidades. Curiosamente, entre los adheridos estaba el PSC. Mientras, el entorno del president celebraba ayer la activación de otra web llamando a manifestarse. Se trata de www.unitatpercatalunya.wordpress.com. En ella un grupo de intelectuales reclama 'unidad' y que el president, con la senyera y los otros líderes, abra una marcha 'donde quepa todo el mundo' en un gesto 'de defensa y afirmación de la nación catalana'. Entre la quincena de firmantes están la cineasta Isabel Coixet, la escritora Rosa Regàs, el pintor Antoni Tàpies, el arquitecto Oriol Bohigas, el historiador Josep Fontana o el ex conseller socialista Ferran Mascarell.

Los socialistas han ido redefiniendo su posición tras el desconcierto inicial

Òmnium, CDC y ERC, que la semana pasada se jactaban de atraer al PSC y al president a su terreno, lamentaban ayer el 'cambio de opinión' de José Montilla. Este se vio arropado el domingo por el líder de Unió, Josep Antoni Duran i Lleida, que avisó de que la marcha se podía convertir en un 'aquelarre independentista'.

Hace una semana, horas después de conocerse el fallo, representantes del PSC llegaron, de la mano de CDC, a Òmnium, donde se reunieron de urgencia algunas entidades que hacía meses que preparaban la marcha. Los socialistas no pusieron entonces objeciones al lema, asumiendo que ya no podían desactivarlo visto que los convocantes lo hicieron público minutos después de la decisión del TC.

Pero aquella misma tarde, en su discurso institucional, José Montilla había dejado claro que se debía desfilar tras la senyera. Se empezó entonces a negociar una segunda cabecera de carácter institucional que parecía ya pactada el jueves. Ahora, en la primera fila estarían los líderes de los partidos con el lema de Òmnium; y en la segunda, los institucionales con la senyera.

Los republicanos e ICV ven 'estéril' la polémica, que hoy se intentará superar

El PSC no rechistó y el sábado su dirigente y vicepresidente del Parlament, Higini Clotas, asistió a una foto de familia organizada por Òmnium con los partidos y entidades convocantes. Se retrataron tras la pancarta con un lema soberanista que ahora el PSC rechaza 'porque recuerda al derecho a decidir que hay mucha gente que rechaza'.

José Montilla fijó posición el domingo al lanzar la idea de abrir él la marcha, intención que Miquel Iceta acabó de perfilar ayer con el argumento de que 'no se entendería' otra cosa 'en un país normal' que no fuera que el president encabezase la manifestación. No desveló, eso sí, que pasará si hoy no se llega a una entente cordial.

En Òmnium hacían notar el 'sin sentido' de una manifestación sin lema y recordaban que ya se descartó, en favor de la unidad, la redacción de un manifiesto. Ayer, el miembro de la junta directiva, dirigente de CDC y agitador independentista Alfons López Tena afirmó que la entidad no está dispuesta a que quienes 'no han intervenido durante un año quieran modificar el contenido, el lema o el planteamiento'. Tena admitió que la marcha se pensó en favor del derecho a decidir y desafió: 'Quien no esté de acuerdo, que monte otra'.

Mientras, CiU y ERC, que mantienen influencia en la dirección de Òmnium, presionan para evitar que se ceda. Con las elecciones a la vista, opinan que si Montilla no está 'es su problema y el PSC deberá rendir cuentas'.

El dirigente de CiU Felip Puig y el de ERC Joan Ridao quitaban mientras hierro al asunto y juzgaban la polémica 'estéril'. Coincidían con el secretario general de ICV, Joan Herrera, que no veía problema en que Montilla estuviera en la segunda cabecera con la senyera.

Entre tanto, el independentismo más duro, que lidera la Plataforma pel Dret a Decidir, se planteaba acabar la marcha en otro lugar reclamando con nitidez un estado propio. Y el PP y Ciudadanos cargaban sin contemplaciones contra Mas y Montilla por 'alimentar' el independentismo inherente a la manifestación.

La consulta sobre la independencia de Catalunya se hace cada vez más lejana. La sentencia del TC dejó en entredicho la Ley de Consultas catalana que podría ampararlo y los promotores de la iniciativa impulsaron ayer su ‘Plan B'. El ex vocal del CGPJ Alfons López Tena aseguró que, a pesar de que el fallo niega la competencia de los referéndum, la Generalitat sí puede realizar consultas populares. Por este motivo, ayer presentaron ante la Mesa del Parlament una solicitud para impulsar una iniciativa legislativa popular para realizar una consulta sobre la independencia de Catalunya. Las diferencias con el referéndum legal que se intentaba son que el Gobierno no debe validarla, que no interviene la Junta Electoral Central y que el censo es distinto (en este caso, personas empadronadas mayores de 16 años). El modelo ha sido la consulta sobre la reforma de la Diagonal de Barcelona. En 15 días, el Parlament decidirá si permite la recogida de las 50.000 firmas necesarias para posibilitarlo. // Roger Tugas