Público
Público

Los indignados vuelven al Congreso para protestar contra la reforma

Los alrededores de la Cámara Baja se encuentran bloqueados, sólo dejan transcurrir a residentes y acreditados.

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Ante la imposibilidad de acercarse hasta las puertas del Congreso, los indignados se han desplazado hasta Ventura de la Vega, una pequeña calle muy próxima a la Cámara, y han cortado el tráfico entre gritos de protesta. Un grupo de unos diez miembros de la Policía Nacional se ha situado en frente para evitar que pudieran salir de esa calle y desplazarse hasta la Carrera de San Jerónimo, donde se encuentra el Congreso.

Con carteles de 'exijo votar el cambio constitucional' y 'que no a la reforma', los indignados se han enzarzado en una pequeña discusión con los agentes que les rodeaban.

Poco después los agentes han despejado la calle para que pudiera circular el tráfico y los indignados han decidido dar media vuelta y seguir su marcha por varias calles del centro para acabar en la Puerta del Sol, donde han seguido con sus gritos de protesta.

Los alrededores del Congreso de los Diputados se encuentran bloqueados por un dispositivo policial desplegado por la presencia de un grupo de manifestantes convocados por el 15M en contra de la reforma de la Constitución que se votará hoy.

Los agentes han bloqueado la plaza de Neptuno, uno de los principales accesos, e impiden el tránsito por ella, 'sólo pueden pasar residentes y acreditados', dicen los policías. También han procedido a pedir la documentación de todo el que se acerque a las inmediaciones de la Cámara Baja

A las 7.30 de la mañana, ya había unas 80 personas en la plaza de Neptuno, rodeada de furgones policiales, y empezaban a expresar su protesta por la reforma constitucional mientras portaban algunas pancartas en contra del texto pactado por PSOE y PP.

''Exijo votar el cambio constitucional'' Poco después, han tratado de emprender una marcha hacia las puertas del Congreso sobre las nueve de la mañana. Numerosos agentes de policía que vigilan la zona les han impedido el paso, por lo que han tratado de llegar lo más cerca posible a la Cámara Baja por las calles aledañas.

Cerca de quince furgones policiales custodian el edificio, y una veintena de agentes siguen a los manifestantes en su recorrido por las calles colindantes. La calle Cervantes, la calle Echegaray, la calle Príncipe, la calle Ventura de la Vega son algunas de las que han recorrido los indignados al grito de ''hace falta ya una huelga general'' o ''exijo votar el cambio constitucional'' para mostrar su rechazo a la reforma.

El pleno del Congreso termina hoy su tramitación de la modificación de la Constitución, que será enviada al Senado para que, en sesión plenaria, la culmine el próximo miércoles.


Miembros de la protesta han conseguido entregar una reclamación oficial en la secretaría del Congreso en el momento en el que se están presentando enmiendas a la reforma en su interior.

Los indignados decidieron ayer en asamblea acudir al Congreso coincidiendo con los diputados que someterán a votación la reforma de la Carta Magna, rechazada por este colectivo y otras organizaciones de izquierda al no prever un referéndum.

Durante esta asamblea, celebrada después de una marcha, simpatizantes del 15M se turnaron para someter a votación diferentes acciones como boicotear sucursales bancarias, colapsar las webs del PSOE, PP y UPN o crear un cordón de personas alrededor del Congreso para evitar el acceso al mismo.