Público
Público

IU intenta atraer a la izquierda del PSOE con su refundación

La federación pone en marcha el proceso de renovación con un llamamiento a la unidad y un mensaje expreso a los socialistas descontentos con las políticas del Gobierno de Zapatero

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Cayo Lara lanzó ayer una OPA hostil a los votantes del PSOE. La metáfora, aunque rabiosamente mercantil, vale para resumir la voluntad política del coordinador de Izquierda Unida. Es el llamamiento a las bases socialistas 'desencantadas' con el Ejecutivo de José Luis Rodríguez Zapatero, expresado en tantos y tantos documentos internos y en múltiples actos públicos y cincelado en el pórtico de la I Asamblea de Refundación de IU, celebrada ayer en el Centro Cultural Tomás y Valiente de Fuenlabrada, localidad al sur de Madrid (197.000 habitantes) y uno de los centros del cinturón rojo de la Comunidad.

'Nadie sobra, muchos faltan –encarriló Lara en el último tramo de su intervención en el plenario, ante unas 800 personas–. No hagamos más transfusiones de sangre, porque la historia ha demostrado que no han servido para hacer girar a la izquierda a los receptores. Ahí están pegados al neoliberalismo, y muchos anulados para ser útiles para el cambio social y político. Ha llegado la hora de que se invierta la transfusión. Ahora son las bases socialistas desencantadas con el PSOE las que tienen que venir a esta fuerza política'.

UGT y CCOO muestran su apoyo con la presencia de sus números dos

El líder concentró en ese párrafo varias ideas, en clave externa e interna. Primero, que no sirve de nada marchar con el PSOE, un partido 'concentrado con el neoliberalismo', como el PP, y que además 'se ha plegado' a los 'grandes poderes económicos'. El Gobierno, añadió Lara, 'abandona a su electorado y regala victorias políticas y mediáticas' a los conservadores, como el pacto por la energía iniciado esta semana. Y segundo, no sirve irse a una fuerza que engulle a miembros de IU y luego no les hace sentirse 'útiles', alusión velada a la ex alcaldesa de Córdoba y hoy consejera de la Junta de Andalucía Rosa Aguilar.

Samir Amin y Luis García Montero destacan entre los participantes

Ayer, en apenas nueve horas, no podía pergeñarse la refundación de la izquierda. No era el objetivo. Se trataba de poner la primera piedra de un proceso que concluirá, en principio, en 2012. Un punto de no retorno que tiene como principal argumento la defensa del Estado del bienestar –o del 'medioestar', según ironizó Lara–. Ahora, la 'asamblea de conjurados' debería 'traducirse en unos auténticos Estados Generales de toda la sociedad frente a la dictadura del capital financiero y las grandes empresas', semejantes a los Estados Generales que en Francia, en 1789, encendieron la mecha de la revolución e hicieron caer al rey Luis XVI. Urge, en definitiva, 'que el pueblo rescate la política de las élites económicas'.

Por todo ello, IU reunió en un mismo espacio a militantes y no militantes (un 40% del total), partidos europeos y movimientos sociales. Y los puso a debatir mucho de lo externo y poco de lo interno (no hubo elección de nuevos órganos). Y, significativamente, colocó de presidente de la asamblea a un escritor, Luis García Montero, e invitó como estrella al pensador neomarxista Samir Amin, que llamó a la izquierda a actuar 'a la ofensiva, con audacia y no grandilocuencia'.

Lara y el resto de intervinientes subrayaron las luchas comunes de la izquierda alternativa, que pueden son compartidas por las bases del PSOE: el empleo digno, la erradicación de la pobreza, la memoria histórica, la educación y sanidad públicas, la laicidad... Queda por subsanar, en definitiva, los 'déficit de la Constitución española' y no 'que el déficit se meta en la Constitución, según propone Mariano Rajoy', resumió el coordinador, que rebautizó el PP como 'Partido de lo Peor' y no 'Partido de los Trabajadores', como ahora se reivindica.

Cayo Lara cree que urge 'que el pueblo rescate la política de las élites económicas'

Pero el elemento simbólico que IU revistió de importancia fue la convergencia con los sindicatos. UGT y CCOO enviaron a sus números dos, Toni Ferrer y Ramón Górriz. 'Las centrales sufrimos un ataque inmisericorde y obsceno. Se nos acusa de todo tipo de ruindades y maldades. Quieren que desaparezcamos –apuntó Ferrer– y el Gobierno no sé si está por la acción o por la omisión'.

El dirigente de CCOO hizo el mismo alegato, el peligro del 'desmantelamiento de los derechos de los trabajadores'. Górriz también azuzó al Ejecutivo por 'querer convertir al Parlamento en un piquete antihuelga', al forzarle a tramitar con urgencia la reforma laboral. 'Es el momento de la pelea, del mantenimiento de las convicciones', remató antes de recordar la convocatoria del paro general del 29 de septiembre, coreada por el auditorio, puesto en pie.

Otro elemento contaminó la asamblea: la decisión de IU Asturias, la tercera federación más fuerte y feudo del ex coordinador federal Gaspar Llamazares, de no participar en el cónclave, hecha pública 24 horas antes. Lara verbalizó un gesto de acercamiento hacia IU Abierta, la familia gasparista: 'Sois varios centenares de invitados, sin vetos ni cortapisas. Esta es una asamblea de una IU abierta, con una metodología de consenso'. Ya por la noche, a las 22 horas, en la clausura de la asamblea, el líder reiteró su deseo de que no haya más fugas en los próximos pasos que dé la refundación: 'Algunos compañeros que faltan tienen que estar aquí, sin ninguna duda', dijo, anhelo que fue correspondido con una gran ovación.

Los 'gasparistas' de Asturias consuman su amenaza de boicot a la asamblea

Desde Asturias, le replicó Pablo Prieto: 'Cayo es un coordinador tutelado. Debe emanciparse del sector duro del PCE que quiere dinamitar IU y presentarse a elecciones en 2011 con candidaturas separadas de IU, como hicieron en Asturias en 2007'. Prieto, también dirigente federal, define la tensión como un 'punto de inflexión en la relación con Madrid', pero no ruptura. En pasillos, unos hablaban de la 'tozudez' de IU Asturias. Otros, y no sólo gasparistas, de la necesidad de que el líder del PCE, José Luis Centella, ponga orden en el partido.

Hacia Iniciativa per Catalunya Verds (ICV), invitada ayer, no apuntó ni un solo reproche, pese a que en IU late el malestar por la determinación de los ecosocialistas de alumbrar con otras formaciones un foro alternativo, sólo un embrión de fuerza estatal. No se oyó ni un rumor cuando intervino Hortensia Grau, vicepresidenta de la formación, que trabó un discurso más rojo que verde, y en todo caso nada nacionalista. Luego calmó más las aguas Jordi Miralles, coordinador de Esquerra Unida i Alternativa –la división catalana de IU–: 'EUiA también continúa impulsando la vertebración de una izquierda transformadora acorde a la realidad y a las necesidades políticas en Catalunya, entre las que hay que invitar y plantearse un proceso de confluencia entre ICV, EUiA e IU, y otras expresiones y personas de izquierdas'. Y culminó sucinto el líder federal: 'Gracias a ICV por estar aquí. La suma multiplica, la división resta'. El plenario aplaudió convencido.

Lo que queda es lo más complejo. Ayer se avanzaron reflexiones, no conclusiones. Por ahora, como dijo García Montero, hay que conjugar 'un nosotros', huyendo de los egos y de los fantasmas del pasado.


El llamamiento: apoyo del 95% // Ayer sólo hubo una votación. Y fue en el pleno, para refrendar el Llamamiento a la izquierda elaborado por IU en las últimas semanas. El momento llegó más allá de las 20.30 horas, cuando la mitad de los participantes se había ido. El texto fue respaldado con 410 votos a favor (94,9%), 6 en contra (1,39%) y 16 abstenciones (3,7%). IU se conduce a una 'formación de nuevo tipo', como subrayó Ramón Luque, coordinador de Grupos Parlamentarios. Definitivamente, añadió, 'hay que borrar escepticismos'.

Las resoluciones: respaldo tácito // Al final de la asamblea se aprobaron varias resoluciones sobre temas de actualidad: condena al ataque israelí a la Flotilla de la Libertad, exigencia de un Sáhara libre, apuesta por un modelo energético sostenible, apoyo a las marchas del Orgullo Gay y a la huelga general del 29 de septiembre o un homenaje al escritor José Saramago, fallecido el pasado 18 de junio.

Debates abiertos, en lo interno y en lo externo // En los debates de las ponencias sobre los ejes para un nuevo programa político, se vieron puntos de coincidencia, y también asuntos que se irán discutiendo hasta 2012. En el ámbito interno, se acordó visualizar la refundación en la confección de listas (cosa que no ha ocurrido en Madrid, por ejemplo), combinar pluralidad y democracia sin que suponga tensiones internas y eliminar el “lenguaje barroco y enrevesado” del que a veces abusa IU. En las ponencias se coló la “legitimidad del derecho a la autodeterminación”, pero no se llegó a una conclusión. Un punto de consenso podría ser el “patriotismo republicano”, para aunar identidades diferentes. El debate aún no está maduro.  

Fuenlabrada, bastión de la izquierda // No es casual que IU haya elegido Fuenlabrada para su asamblea de refundación. Es un municipio feudo de la izquierda. Y allí cogobierna con el PSOE, pese a que los socialistas, encabezados por el alcalde, Manuel Robles, disfrutan de una aplastante mayoría absoluta (16 ediles, frente a 9 del PP y 2 de IU).