Público
Público

Rubalcaba señala como modelo el Gobierno andaluz de Griñán

El candidato reivindica a Zapatero como "el gobernante que más ha hecho por la igualdad"

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

No es lo mismo. El lema de los socialistas vascos ha sido transformado por Rubalcaba en el eje de su campaña y, según el PSOE, la estrategia de poner el foco en la disyuntiva entre 'dos modelos' para salir de la crisis está funcionando. Su candidato, según los 'cualitativos' que maneja el Comité Electoral, habría logrado situar por debajo de 10 puntos la diferencia con el PP, lo que, si se toman como referencia las encuestas publicadas, supondría un recorte de unos cinco puntos.

Puestos a hablar de modelos, el de Rubalcaba es el del Gobierno de Andalucía. Su presidente, José Antonio Griñán, ha optado en sus últimos presupuestos por congelar la inversión en infraestructuras, subir impuestos y agotar el margen de deuda para mantener el gasto en educación, sanidad y ayuda a la dependencia.

El PSOE dice que ha recortado a menos de 10 puntos la ventaja del PP

'Griñán ha destruido la falacia de que para salir de la crisis hay que recortar en educación y sanidad. Ha demostrado que se puede estimular el crecimiento para crear empleo sin recortar los derechos sociales y que, para hacer eso, hay que pedir más al que más tiene', afirmó Rubalcaba en Córdoba, donde compartió mitin con el presidente andaluz.

Este planteamiento, según análisis del Comité Electoral, ha calado en el conjunto de la ciudadanía y especialmente entre los indecisos, por lo que Rubalcaba, aunque todavía se guarda en la manga algún anuncio sorpresa, seguirá machacando en el mismo clavo.

'La gente está percibiendo los riesgos de un Gobierno del PP y que los recortes no sólo amenazan el Estado del bienestar, sino que son perjudiciales para la economía', argumenta su equipo. Más en concreto: 'Crece la preocupación por lo que haría el PP con la prestación por desempleo, las pensiones y los derechos laborales'.

Griñán echó su cuarto a espadas con un llamamiento a 'la movilización popular' para frenar el gobierno 'de los banqueros', como ya ocurre según dijo en Grecia. 'El programa del PP se resume en una cosa: hará lo que crean conviene los mercados', afirmó.

Al sentimiento de 'recelo' hacia 'el programa oculto' del PP ayuda, según los datos que maneja el Comité Electoral, 'el recuerdo' de Aznar, que el PSOE identifica como la mano que mece la cuna de Rajoy. Por el contrario, Rubalcaba habría logrado consolidar una imagen de 'autoridad', como líder del partido y como negociador en Bruselas, que ha afianzado su imagen por encima de la marca PSOE.

Pero, en la recta final, Rubalcaba no desdeña ninguna ayuda. Si juzga 'muy importante' la contribución de Felipe González para 'caldear' el ambiente previo al cara a cara televisivo hoy volverán a interpretar un dueto en Zaragoza, ayer sacó del baúl a José Luis Rodríguez Zapatero y proclamó que es 'el gobernante que más ha hecho en España por la igualdad'. 'José Luis, has hecho mucho, muchísimo', dijo en su reivindicación del presidente del Gobierno, más fácil ahora que España parece lejos del rescate que amenaza a Italia, después de Grecia, Portugal e Irlanda.

Que Zapatero no levanta pasiones en estos momentos, ni siquiera entre los suyos, pudo constatarse cuando, reivindicado previamente por Griñán, los 1.500 simpatizantes reunidos en Córdoba le brindaron un aplauso de desagravio, pero sólo unos pocos lo hicieron levantándose de sus asientos.

No obstante, por más que su imagen personal esté abrasada, la defensa de la igualdad de oportunidades y de derechos sobresale en los últimos días como un elemento clave de No es lo mismo. Y en políticas sociales y en extensión de derechos y libertades su legado sigue siendo un activo para el PSOE, más cuando leyes como la reforma del aborto o el matrimonio entre personas del mismo sexo son puestas en solfa por el PP.

Pero si alguien tuvo ayer un papel de singular protagonismo en la campaña socialista fue Rosa Aguilar. La exdirigente de Izquierda Unida, en su primera campaña como candidata del PSOE, hizo un llamamiento explícito y rotundo al voto útil en favor de un partido en el que no milita oficialmente, pero al que parecía pertenecer de toda la vida: 'Nuestra victoria está en la participación. Aquí está la izquierda útil para ganar a la derecha'.

También Griñán apeló a este clásico de todas las campañas cuando entran en su tramo final. Evocando los años en los que la Izquierda Unida dirigida por Julio Anguita alcalde de Córdoba antes de que le sucediera en ese cargo Rosa Aguilar hizo pinza con el PP de José María Aznar para derrotar a Felipe González, el presidente andaluz subrayó que las llaves 'abren para la izquierda y cierran para la derecha'.

La prueba de cargo la pudo presentar el PSOE en Badajoz, donde cerró la jornada Rubalcaba. Allí, el secretario provincial, Francisco Fuentes, subrayó que en Extremadura 'hoy gobierna la derecha porque Izquierda Unida lo ha permitido'. Y Rubalcaba emplazó al cabeza de lista de IU por Badajoz para 'aclarar si, como ha hecho en Extremadura, está pensando en votar la investidura de la derecha' en el Congreso.

Para contribuir a crear la impresión de que pelea en esta campaña no para estar en la oposición, sino para gobernar, Rubalcaba añadió ayer otro nombre a su incipiente lista de ministrables. Si el viernes señaló en Gijón a Vicente Álvarez-Areces, ayer en Córdoba se comprometió a 'nombrar' a Rosa Aguilar, actual ministra de Medio Ambiente, Rural y Marino.

Pero, a pesar de la impresión de que el PP se ha estancado y el PSOE remonta, Rubalcaba no ocultó ayer su temor a la 'campaña valium' de Rajoy. 'Su campaña es desmovilizar a los nuestros. Saben que sólo ganan si los nuestros se quedan en casa', advirtió el candidato.

Y en eso está, en agitar la mala conciencia de los abstencionistas sembrando por anticipado el remordimiento por lo que puede venir, que ilustra con los ejemplos de lo que ocurrió en Gran Bretaña o en Portugal cuando hubo cambio de Gobierno.

'Una semana de campaña es una eternidad', según recordó. Y durante esta eternidad quiere poner a los indecisos ante el espejo de un arrepentimiento tardío: '¿Por qué me quedé aquel domingo en casa?'.