Diario Público
Diario Público

Trama Gürtel "Para los corruptos, la sensación de impunidad es total"

José Luis Peñas, denunciante de la trama Gürtel, explica en La Tuerka cómo la corrupción se ha vuelto algo cotidiano en muchos ayuntamientos, y cómo “por eso luchar contra ella es muy complicado, porque está en todas partes”.

Publicidad
Media: 4.50
Votos: 4
Comentarios:
El denunciante de la trama Gürtel, José Luis Peñas / EFE

El denunciante de la trama Gürtel, José Luis Peñas / EFE

“Yo he vivido la corrupción, la he visto, la he palpado, he visto como se metía en todos los recovecos de la vida de un partido, de un ayuntamiento, y la corrupción, desgraciadamente, es una realidad”. Así de rotundo empezaba José Luis Peñas el debate En Clave Tuerka de este miércoles, dirigido por Juan Carlos Monedero.
Porque es un tema que Peñas conoce muy de cerca: “Cuando entras a un partido haces cosas que si estuvieras fuera no harías. Por ejemplo, cuando el otro partido va a hacer un acto cultural en un espacio, lo fumigas y lo cierras, por ejemplo. O coges 500 sillas del colegio más cercano si las necesitas para un acto tuyo. Por tanto, si eso se hace diariamente, imagínate qué se hará cuando se tiene acceso al manejo de la ley”.

Por eso, asegura que “la sensación de impunidad es total”, y que hay que ser una persona muy fuerte, o con “una gran convicción personal” para no claudicar ante la corrupción diaria: “El sacrificio que yo tuve que hacer para grabar a las personas durante dos años, sólo yo lo sé”. Peñas apela a los ciudadanos y asegura que debemos estar alerta y no callar “porque lo peor es el silencio de los justos”.

Mientras, a su derecha, Esperanza Zambrano, subdirectora de reclamaciones del Consejo de Transparencia y Buen Gobierno se mostró más optimista. Aseguró que “la implicación de los ciudadanos es cada vez mayor”, y que también lo es la de las instituciones: “Es verdad que se han prolongado durante demasiado tiempo las malas prácticas. Creo que el sistema no está podrido. Ahora mismo hay un interés por parte de los organismos públicos de luchar contra la corrupción”.

 Peñas asegura que “la sensación de impunidad es total” y que hay que tener “una gran convicción personal” para no claudicar ante la corrupción diaria

Zambrano avisó de que “la sensación de impunidad se está rompiendo, o se romperá a base de mecanismos de rendición de cuentas”. Por eso afirmó que desde el Consejo fomentan la petición de información y exigir responsabilidad sobre determinadas decisiones, para que no haya una fractura. Y por eso estamos haciendo valer la ley de transparencia”, dijo, puesto que los controles cada vez son mayores.

Sin embargo, la subdirectora de reclamaciones del CTBG, sí reclamó más recursos para el órgano, que lleva sólo dos años de vida. Le duele “reconocer que hay ámbitos a los que no podemos llegar, pero creo que, en dos años de funcionamiento, hemos demostrado que nos lo creemos, que pensamos que podemos hacer una labor útil, pero que necesitamos más medios. Hemos tenido casos que han podido versar sobre temas que han sido tradicionalmente más opacos. Estamos en un proceso hacia la transparencia” sentenció.

Una visión que chocaba, sin duda, con la de Jacobo Teijelo, abogado penalista, para quien, ahora mismo “la corrupción es un lubricante del sistema. Es la forma de vida de unas personas que no se creen siquiera lo que dicen defender, y que están ahí simplemente para robar”. Por eso, cree importante hacer hincapié en la conciencia de la ciudadanía: “Cuando desde la administración roban algo, te lo están quitando a ti. Y eso hay que interiorizarlo”.

Apela, así, a todas las herramientas necesarias, entre ellas “la transparencia informativa”, y en particular, la de los medios de comunicación. Pues según Teijelo, “mucha de la gente que vota, vota desinformada”, y lo hace -según este abogado- porque muchas de las herramientas anticorrupción “se han usado como primera línea de propaganda, y porque no encontramos, como ocurre en drogas, un plan de rehabilitación que favorezca que los corruptos digan la verdad y cuenten lo que está pasando. Lo que interesa es minimizar los daños”. Y en esa argumentación, continúa: “A un Correa o a un Bárcenas se les ha intentado focalizar para que la cosa quede como un problema suyo individual. Hay que fomentar que digan la verdad, que disparen hacia arriba”.

Peñas apela a los ciudadanos y asegura que debemos estar alerta y no callar “porque lo peor es el silencio de los justos”

Visión que encajaba también con la de Veto Vasques, analista político, que afirmó que la corrupción es esa irregularidad “que se inserta en el mecanismo del sistema. Es difícil ver una manifestación a favor de la corrupción. Estamos todos en contra, pero el problema es cómo acabar con ella”. De esta forma, disertó acerca del “precio de la restauración borbónica”, que a su juicio consistió (entre otras cosas) en que “los dos grandes partidos estuvieran engrasados por la corrupción. Por eso el mecanismo de las puertas giratorias, que ni ilegales son, que están admitidas por el sistema ahora”.

También seguró que en nuestro país se vive una cultura de la opacidad, que hay pendiente un proceso constituyente y una comisión de la verdad, y que, en ese sentido, “en España hay un tabú, y el caso de Victoria Rossell es, por ejemplo, emblemático”. Además, para este analista, hay que buscar “mecanismos efectivos”, y también generar un verdadero cambio cultural, pues piensa que “en los países latinos la familia ha sido el núcleo principal a partir del cual la sociedad se organiza, mientras que en los nórdicos es la propia comunidad”, y eso juega a favor de los países del norte, dijo.

Para ello Vasques dio un consejo: “Lo que tenemos que evitar es el efecto anestesia. Hay una naturalización de la corrupción”, y es de eso de lo que tenemos que huir, nos advierte.