Publicado: 29.07.2014 14:13 |Actualizado: 29.07.2014 14:13

Los accionistas de Yukos, abiertos a negociar con Moscú sobre el pago de la multa millonaria

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Los exaccionistas de la liquidada petrolera privada Yukos están preparados para negociar con Rusia la decisión de la Corte Permanente de Arbitraje de La Haya, que condenó ayer a Moscú a pagar una compensación económica por su expropiación, que asciende a 50.000 millones de dólares (37.000 millones de euros).

"Estamos listos para abrir las conversaciones con la Federación rusa y estudiar propuestas racionales", ha afirmado este martes Tim Osborne, director de la sociedad financiera GML, a la cadena RIA Novosti.

Rusia por su parte ya había anunciado su decisión de recurrir la decisión del tribunal, encargado de dirimir entre disputas comercales. "Debido a que se han encontrado en las decisiones del tribunal de arbitraje considerables defectos de forma, la Federación Rusa recurrirá la decisión en los tribunales de Holanda y espera obtener allí un resultado justo", señaló el Ministerio de Finanzas ruso.

Moscú no acepta la jurisdicción del Tribunal ya que no ha ratificado el Tratado de la Carta de Energía

En un comunicado colgado en su web, el Ministerio señala que "el Tribunal de Arbitraje no tiene jurisdicción para examinar la cuestión de Yukos, dado que Rusia no ha ratificado el Tratado de la Carta de Energía". También afirma que la sentencia se contradice con las conclusiones de la Corte de Estrasburgo, que en dos ocasiones reconoció a Yukos culpable de fraude fiscal a gran escala.

La Corte Permanente de Arbitraje dijo hoy que Rusia tomó medidas que tuvieron un "efecto equivalente a una expropiación de las inversiones de los demandantes" en Yukos, lo que supone una "violación del artículo 13 del Tratado sobre la Carta de la Energía". La suma que Rusia tiene que abonar es de 50.000 millones de dólares, según detalló en un comunicado Group Menatep Limited (GML), del que dos filiales eran los accionistas mayoritarios de Yukos.

La petrolera Yukos, que era propiedad del magnate Mijaíl Jodorkovski, fue acusada por las autoridades rusas de evasión de impuestos en un proceso que, en opinión de la compañía, sólo pretendía conseguir la confiscación de sus activos.

Jodorkovski, el hombre más rico de Rusia, fue declarado por la Justicia rusa culpable de varios delitos económicos y condenado a catorce años de prisión aunque él siempre se declaró inocente y denunció que era víctima de una campaña orquestada desde el Kremlin para privarle de su imperio petrolero. El antiguo magnate fue puesto en libertad en 2013 tras casi diez años de cárcel, momento en que abandonó su país.